Materiales

Limpia-vidrios ecológico a base de cítricos.

  • Categoría: Pandilla Juvenil (1ro. 2do. y 3ro. de nivel Secundaria)
  • Área de participación: Materiales
  • Asesor: MARISA CALLE MONROY
  • Equipo [ ]: Daniela Moya Ordoñez(Cozumel) , Valeria Chavez Cabrera(Cozumel) , Andrea Morales Peña(Cozumel)

Resumen

Pregunta de Investigación

¿Como elaborar un limpia-vidrios ecológico a base de cítricos?

Planteamiento del Problema

Antecedentes

Los limpiadores para vidrios por lo general contienen amoníaco, alcohol, eter butilico, detergentes, siliconas, ceras, formaldehído, y en su mayoría agua. Cuando usted compra un limpiador de vidrios, usted esta pagando un precio más por el agua, que por los demás ingredientes.
¿Qué daño pueden ocasionar?
Aunque la mayoría de los limpiadores de vidrio contienen sólo pequeñas cantidades de amoníaco, pueden ser irritantes para las vías respiratorias. El amoníaco se debe evitar especialmente, si usted o sus hijos tienen algun tipo de problemas respiratorios como el asma o la bronquitis. Los niños pequeños, personas mayores y aquellos con problemas respiratorios, no deben respirar amoníaco. El problema se crea cuando al limpiar respiramos estas sustancias, como amonia, detergentes y otros químicos. El amoniaco se convierte en un veneno cuando lo ingerimos y se vuelve aún más peligroso combinandolo con otros limpiadores que contienen cloro, porque creamos un gas de cloramina tóxico.
¿Necesitamos realmente limpiar las ventanas con esos líquidos azules? El Windex contiene propilenglicol, este es un compuesto utilizado en limpiadores de vidrios, también usado en las pastas dentales y cosméticos. La EWG (Agencia de Protección Ambiental) considera este ingrediente como un irritante de la piel, tóxico y nocivo para nuestros órganos. La Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades lista este ingrediente como tóxico y peligroso para las vías respiratorias.
Los limpiavidrios hacen parte de ese catálogo de productos que pueden convertirse en buenos aliados para asear diversas superficies de cristal, ya sea en casa o en la oficina.
Como es tan práctico y necesario, hoy queremos compartir algunos preparados caseros que se pueden hacer con ingredientes ecológicos para sustituir los que vienen en presentaciones comerciales.
En la búsqueda por facilitar estas labores del hogar se han creado todo tipo de artículos con compuestos químicos que remueven la mugre y los microorganismos.
Sin embargo, desde hace algún tiempo muchos vienen desaconsejando su uso por el impacto que están generando en el medio ambiente e incluso en la salud.
Limpiadores de vidrios

El vidrio es el nombre genérico que se usa para nombrar al material producto de un proceso industrial donde la sílice, (dióxido de silicio) se trata a alta temperatura con carbonato de diferentes metales (sodio, potasio etc.) para formar una sustancia que después de enfriada adquiere la consistencia de sólido duro y translúcido, muy poco activa químicamente y que todos conocemos por su basto campo de aplicaciones. La adición de determinadas sustancias así como el tratamiento térmico posterior, modifican sus propiedades (dureza, forma de fractura, color etc.) dando lugar a diferentes tipos.

El vidrio es tan poco activo que solo sustancias muy agresivas son capaces de actuar sobre él (ácido crómico, ácido fluorhídrico, sosa cáustica, potasa cáustica etc.), tan duro que resiste al rayado con la mayor parte de los materiales comunes (mas duro que el acero), moldeable a casi cualquier forma, soldable, que adquiere un gran brillo, también adquiere un gran pulimento por lo que no retiene nada en los poros de la superficie, resiste altas temperaturas sin ablandarse y como si todo esto fuera poco puede ser desde transparente hasta opaco pasando por toda la gama de translucidez en casi cualquier color, súmese a esto, que se fabrica con uno de los materiales mas abundantes y comunes (arena de sílice), y nos daremos cuenta que el vidrio, es, probablemente la sustancia mas sorprendente y útil de cuantas nos rodean. Su relativa abundancia y bajo costo, hace que no nos percatemos de que cuando tenemos un objeto de vidrio en las manos y lo tiramos a la basura estamos botando uno de los inventos mas grandiosos del ser humano, que de hecho sentó pauta en el desarrollo de la humanidad.

Las propiedades de pulido y brillo del vidrio hacen que sea fácil de limpiar pero al mismo tiempo una limpieza impecable se dificulta (mas aún en los vidrios transparentes) ya que cualquier suciedad en la superficie se “ve” claramente, especialmente las manchas de grasa así como el tenue velo que queda de sales cuando se seca el agua que lo moja.

En el caso de los objetos de vidrio de la despensa, vasos, copas etc como son pequeños basta frotarlos con un paño seco o un papel y desaparecerá esa tenue capa opaca que queda como resultado del secado del agua y detergente del lavado, pero en el caso de los objetos grande como vidrieras y vitrales, la cosa no es tan fácil y hay que apelar a los limpiadores especiales para vidrios.
Elementos activos
El alcohol, debido a su capacidad de disolver las grasas del contacto con las manos, así como su elevada volatilidad (seca rápidamente) es un excelente limpiador de vidrios aplicado con un paño seco y limpio que no deje residuos (hilachas) pero mejor aún con un papel suave y absorbente.
Los limpiadores comerciales son comúnmente una mezcla de alcohol (etílico o isopropílico) con agua en la que se ha disuelto algo de amoníaco (para impedir los sedimentos salinos). Esta mezcla proporciona un limpieza fácil del vidrio utilizando un papel o paño suave y realizando movimientos circulares hasta que el líquido se haya secado por completo, resulta entonces importante cambiar el papel (o paño) con frecuencia para que se mantenga seco, de lo contrario siempre quedará una capa líquida en el vidrio que al secarse dejará “su huella”. El color de los limpiadores es artificial y solo para darle una mejor apariencia.
Precauciones
El amoniaco es un gas sumamente irritante y tóxico, debe evitarse respirar las partículas del limpiador si se usa un aerosol, así como evitar el uso continuado el locales cerrados donde el olor a amoniaco se concentre. Nunca debe mezclarse los limpiadores de vidrio con ningún otro producto de limpieza o químicos en general (pueden producirse tóxicos extremos).
En la actualidad al visitar los mercados se puede notar que existen productos para atender a casi todas las necesidades de limpieza. En la búsqueda por facilitar estas labores del hogar se han creado todo tipo de artículos con compuestos químicos que remueven la mugre y los microorganismos.Sin embargo, desde hace algún tiempo muchos vienen desaconsejando su uso por el impacto que están generando en el medio ambiente e incluso en la salud.
Los limpiavidrios hacen parte de ese catálogo de productos que pueden convertirse en buenos aliados para asear diversas superficies de cristal, ya sea en casa o en la oficina.
Los limpiadores para vidrios por lo general contienen amoníaco, alcohol, eter butílico, detergentes, siliconas, ceras, formaldehído, y en su mayoría agua. Al comprar limpiadores comunes se paga más por el agua que por los demás ingredientes.
¿Qué daño pueden ocasionar?
Aunque la mayoría de los limpiadores de vidrio contienen sólo pequeñas cantidades de amoníaco, pueden ser irritantes para las vías respiratorias. El amoníaco se debe evitar especialmente, en personas con enfermedades respiratorias como asma o bronquitis. Los niños pequeños, personas mayores y aquellos con problemas respiratorios, no deben respirar amoníaco. El problema se crea cuando al limpiar respiramos estas sustancias, como amonia, detergentes y otros químicos. El amoniaco se convierte en un veneno cuando lo ingerimos y se vuelve aún más peligroso combinándolo con otros limpiadores que contienen cloro, porque creamos un gas de clora mina tóxico.
A medida que las historias de los virus de la gripe, comidas contaminadas y enfermedades contagiosas se incrementan en los medios de comunicación, las propagandas intentan convencer a los consumidores que los productos de limpieza antibacterianos protegerán a sus hogares y a sus familias de la infección. Así mismo, los fabricantes han sacado provecho de los temores de los consumidores produciendo más productos que contienen químicos antibacterianos.
Los productos de limpieza antibacterianos (también conocidos como desinfectantes) están especialmente diseñados para limpiar superficies y matar gérmenes tales como bacterias, virus y hongos. Pero la investigación ha demostrado que algunos de los químicos antibacterianos más comunes podrían provocar graves daños en la salud, especialmente en mujeres, trabajadores de limpieza y niños pequeños. Además, el uso excesivo de antibacterianos contribuye al creciente problema de bacterias resistentes a los antibióticos, lo que algunos científicos dicen que podría dejar al público con menos herramientas en la lucha contra las enfermedades infecciosas.
Muchos de los poderosos químicos antibacterianos que se encuentran en el hogar hoy en día fueron inicialmente desarrollados para hospitales o centros clínicos, donde los gérmenes que causan enfermedades se encuentran con frecuencia. En centros hospitalarios desinfectar determinadas superficies es fundamental para la salud de los pacientes. Para individuo cuyo sistema inmunológico es especialmente vulnerable a los gérmenes, desinfectar puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte. Adicionalmente, hay una gran probabilidad de que surjan nuevas infecciones durante procedimientos médicos invasivos tales como una cirugía. Así la desinfección con químicos antibacterianos es una importante estrategia en los centros hospitalarios para reducir la propagación de enfermedades graves.
Los mismos poderosos químicos antibacterianos usados en productos extremadamente fuertes de limpieza se encuentran cada vez más en productos de limpieza del hogar. Pero para la gran mayoría de personas su hogar no necesita estar tan estéril como una sala de operaciones. Limpieza, que significa librar una superficie de suciedad, a menudo es suficiente para mantener un hogar saludable. Por otro lado, desinfectar, que significa limpiar de tal manera que se destruyan o se prevenga el crecimiento de microorganismos, está diseñado para situaciones específicas. Por ejemplo la desinfección estricta podría ser necesaria en determinadas situaciones tales como en hogares con personas con problemas del sistema inmunológico como Esclerosis Múltiple, SIDA, o quienes están con quimioterapia. Y también podría haber ciertas circunstancias en un hogar, como si un miembro de la familia tiene gripe o alguna otra enfermedad contagiosa donde los limpiadores antibacterianos podrían ser útiles.

Los desinfectantes y limpiadores antibacterianos son un sector creciente en el negocio de la fabricación de productos de limpieza. Esto se ve reflejado en los pasillos de los supermercados, donde una gran variedad de productos en los estantes contienen un químico desinfectante. Muchos de estos productos afirman matar a los gérmenes, pero ninguno menciona que éstos también podrían significar riesgos para la salud de nuestro cuerpo, de nuestras familias y de nuestro medio ambiente.
Cada vez hay más estudios de los potenciales problemas causados por el incremento en el uso de antibacterianos en el hogar. Impactos en la salud tales como asma y dermatitis están asociados a gran cantidad de químicos antibacterianos comunes. Nuevas investigaciones están examinando los potenciales problemas de impactos en la salud más graves tales como disrupción endócrina, toxicidad reproductiva, cáncer de seno y efectos en el sistema inmunológico. Estos riesgos son simplemente innecesarios cuando alternativas no tóxicas están disponibles.
Riesgos a la salud asociados con estos químicos son especialmente preocupantes para mujeres y niños. Aunque los roles de género han cambiado con el tiempo, las mujeres continúan haciendo más del 70% de las tareas del hogar, lo que significa que están más frecuentemente expuestas a estos químicos potencialmente peligrosos. Las mujeres que pasan la mayor parte de su tiempo en casa tienen más exposiciones a estos químicos. Adicionalmente, las mujeres llevan los impactos de la salud de estos químicos de una manera única. Muchos químicos se acumulan en la grasa, y generalmente las mujeres tienen mayor porcentaje de tejido graso que los hombres. Las mujeres son también el primer ambiente para las futuras generaciones, y los químicos almacenados en su cuerpo son transmitidos a su hijo/a durante el embarazo y más tarde durante la lactancia.
Los desinfectantes tienden a matar a una amplia variedad de bacterias. Esto significa que reducen tanto las bacterias “malas” asociadas a enfermedades, así como a las bacterias “buenas” que desempeñan funciones útiles en nuestro ambiente y en nuestro cuerpo.
También existe preocupación de que el uso excesivo de productos antibacteriales esté creando bacterias resistentes a los medicamentos. Así como no completar la toma de antibióticos permite el crecimiento de bacteria resistente en el cuerpo, el uso excesivo de productos antibacterianos también causa este efecto.
Cloro
Cloro, también conocido como Hipoclorito de Sodio, ha sido usado durante mucho tiempo como químico desinfectante. Es comúnmente usado para tratar el agua, desinfectar piscinas, y para blanquear la ropa. El Cloro funciona al descomponer bacteria y otros gérmenes haciéndolos inofensivos. Esta registrada por EPA (Environmental Protection Agency) como un pesticida
Amoníaco
Es un gas que contiene nitrógeno y que ocurre naturalmente. Puede ser disuelto en agua para formar amoníaco líquido, que es la forma más común utilizada en una variedad de productos de limpieza del hogar. El Amoníaco tiene un fuerte y distintivo olor y es utilizado en una variedad de productos de limpieza así como sales aromáticas. El Amoníaco funciona como desinfectante al incrementar el PH del limpiador (haciendo la solución más alcalina), matando así algunos microbios. Está registrado por EPA como un pesticida
Triclosán y Triclocarbán
Son similares químicos antibacteriales sintéticos utilizados comúnmente en productos de limpieza del hogar tales como jabón para manos y lavaplatos, así como también en productos desde pastas de dientes hasta medias. Son frecuentemente ingredientes activos en productos de limpieza comercializados como antibacterianos ya que son efectivos destruyendo las bacterias (nota: estos químicos no destruyen virus, los cuales son la causa de resfríos y gripe).
Esto aumenta la preocupación de la potencial contaminación de agua potable así como la contaminación de los peces en ríos agua abajo de las plantas de tratamiento.
Compuestos de Amonio Cuaternario
Son una familia de químicos con una similar estructura química conocidos por sus propiedades desinfectantes y detergentes. Los Quats se encuentran en productos de limpieza del hogar tales como sprays desinfectantes y limpiadores de retretes, entre otros. Funcionan al alterar las membranas celulares, haciéndolos efectivos para destruir muchos tipos de bacterias, algunos virus, hongos y algas. Están registrados por el EPA como pesticidas.
El uso extendido de Quats también causa preocupación ya que ingresan en el medio ambiente. Un estudio encontró que los microbios en lagos se adaptaban y se volvían resistentes a Quats específicos. Esta capacidad para generar microbios resistentes a desinfectantes podría convertirse en una amenaza para la salud pública si los microbios resistentes se extienden. La producción de Quats también causa preocupación debido a la toxicidad de los químicos utilizados en su fabricación.
Nano Plata
La Nano-Plata es plata que ha sido manipulada para convertirla en partículas diminutas que son solo una fracción del grosor de un cabello humano. La plata ha sido conocida por mucho tiempo por tener propiedades antibacteriales. Es probable que no esté listada en la etiqueta de ingredientes por lo que se deberían llamar a los fabricantes para saber si determinado producto contiene Nano-Plata.
El vidrio es el nombre genérico que se usa para nombrar al material producto de un proceso industrial donde la sílice, (dióxido de silicio) se trata a alta temperatura con carbonato de diferentes metales (sodio, potasio etc.) para formar una sustancia que después de enfriada adquiere la consistencia de sólido duro y translúcido, muy poco activa químicamente y que todos conocemos por su basto campo de aplicaciones. La adición de determinadas sustancias así como el tratamiento térmico posterior, modifican sus propiedades (dureza, forma de fractura, color etc.) dando lugar a diferentes tipos.
El vidrio es tan poco activo que solo sustancias muy agresivas son capaces de actuar sobre él (ácido crómico, ácido fluorhídrico, sosa cáustica, potasa cáustica etc.), tan duro que resiste al rayado con la mayor parte de los materiales comunes (mas duro que el acero), moldeable a casi cualquier forma, soldable, que adquiere un gran brillo, también adquiere un gran pulimento por lo que no retiene nada en los poros de la superficie, resiste altas temperaturas sin ablandarse y como si todo esto fuera poco puede ser desde transparente hasta opaco pasando por toda la gama de translucidez en casi cualquier color, súmese a esto, que se fabrica con uno de los materiales mas abundantes y comunes (arena de sílice), y nos daremos cuenta que el vidrio, es, probablemente la sustancia mas sorprendente y útil de cuantas nos rodean. Su relativa abundancia y bajo costo, hace que no nos percatemos de que cuando tenemos un objeto de vidrio en las manos y lo tiramos a la basura estamos botando uno de los inventos mas grandiosos del ser humano, que de hecho sentó pauta en el desarrollo de la humanidad.

Las propiedades de pulido y brillo del vidrio hacen que sea fácil de limpiar pero al mismo tiempo una limpieza impecable se dificulta (mas aún en los vidrios transparentes) ya que cualquier suciedad en la superficie se “ve” claramente, especialmente las manchas de grasa así como el tenue velo que queda de sales cuando se seca el agua que lo moja.
En el caso de los objetos de vidrio de la despensa, vasos, copas etc como son pequeños basta frotarlos con un paño seco o un papel y desaparecerá esa tenue capa opaca que queda como resultado del secado del agua y detergente del lavado, pero en el caso de los objetos grande como vidrieras y vitrales, la cosa no es tan fácil y hay que apelar a los limpiadores especiales para vidrios.
Elementos activos
El alcohol, debido a su capacidad de disolver las grasas del contacto con las manos, así como su elevada volatilidad (seca rápidamente) es un excelente limpiador de vidrios aplicado con un paño seco y limpio que no deje residuos (hilachas) pero mejor aún con un papel suave y absorbente.
Los limpiadores comerciales son comúnmente una mezcla de alcohol (etílico o isopropílico) con agua en la que se ha disuelto algo de amoníaco (para impedir los sedimentos salinos). Esta mezcla proporciona un limpieza fácil del vidrio utilizando un papel o paño suave y realizando movimientos circulares hasta que el líquido se haya secado por completo, resulta entonces importante cambiar el papel (o paño) con frecuencia para que se mantenga seco, de lo contrario siempre quedará una capa líquida en el vidrio que al secarse dejará “su huella”. El color de los limpiadores es artificial y solo para darle una mejor apariencia.

Objetivo

Elaborar un limpia-vidrios sin compuestos químicos  que dañen el medio ambiente e incluso la salud.

Justificación

Las  propiedades de pulido y brillo del vidrio hacen que sea fácil de limpiar pero al mismo tiempo una limpieza impecable se dificulta ( mas aun en los vidrios transparentes) ya que cualquier suciedad en la superficie se “ve” claramente, especialmente las manchas de grasa así como tenue velo que queda de sales cuando se seca el agua que la moja.

Esta mezcla proporciona una limpieza fácil del vidrio utilizando un papel o paño suave, realizando movimientos circulares hasta que el liquido se haya secado por completo.

Este limpia-vidrios evita utilizar gases sumamente peligrosos como el amoniaco, que es un gas irritante y tóxico , que debe evitarse respirar, nuestro limpia-vidrioses libre de amoniaco y cualquier otro químico que perjudique la salud de una persona o al medio ambiente.

Ademas la abundancia de los cítricos hace que el precio  se reduzca ,los productos que se utilizan son jugo de citrinos vinagre de manzana.Esto ayudara a remover esas partículas  de polvo, grasa y sales.

Hipótesis

Si elaboramos limpia-vidrios a base de cítricos y sin químicos,entonces podríamos ayudar a la economía,al medio ambiente y a la salud

Método (materiales y procedimiento)

Materiales

  • 30 ml de vinagre de manzana
  • 125ml de vinagre blanco
  • 100ml de agua
  • 10ml de zumo de limón
  • 1 frasco con atomizador
  • colador
  • vaso de precipitados 250ml
  • recipiente con capacidad de 300ml (de plástico)
  • varilla de agitación

Procedimiento

  1. Coloca las cascaras de cítricos en un frasco, agregale el vinagre y déjalo tapado en un lugar oscuro durante dos semanas
  2. Pasado este tiempo, filtra el liquido con un colador y viértelo en un recipiente
  3. Diluye tres cucharadas de vinagre de manzana en el zumo de limón y déjalo reposar unos minutos
  4. Vierte la mezcla en el recipiente
  5. Con la varilla de agitación mezcla la sustancia del recipiente hasta que se homogénea
  6. Vierte la mezcla en el frasco con atomizador, con ayuda del embudo

 

Galería Método

Resultados

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

Bibliografía

Fuente: Mejor salud, disponible en: http://mejorconsalud.com/6-limpiavidrios-caseros-y-ecologicos/, consultado el: 17 de noviembre del 2017
Fuente: Smart Klean, disponible en: https://smart kleanblog.wordpress.com/2011/05/10/limpiador-de-vidrios-casero-economico-natural-y-efectivo/, consultado el: 16 de enero del 2018
Fuente: ciudadanos en red, disponible en: https://ciudadanosenred.com.mx/6-limpiavidrios-caseros-y-ecologicos/, consultado el: 17 de enero 2018.
Fuente:Sabelotodo,disponible en: https://www.sabelotodo.org/productos/limpiavidriosdevidrio.html, consultado el: 16 de enero de 2018
Fuente: siempre natural.blogspot, disponible en: https://siempre-natural.blospot.mx/search?q=limpiadorz+de+vidrios, consultado el: 16 de enero de 2018



Limpia-vidrios ecológico a base de cítricos.

Summary

Research Question

Problem approach

Background

Los limpiadores para vidrios por lo general contienen amoníaco, alcohol, eter butilico, detergentes, siliconas, ceras, formaldehído, y en su mayoría agua. Cuando usted compra un limpiador de vidrios, usted esta pagando un precio más por el agua, que por los demás ingredientes.
¿Qué daño pueden ocasionar?
Aunque la mayoría de los limpiadores de vidrio contienen sólo pequeñas cantidades de amoníaco, pueden ser irritantes para las vías respiratorias. El amoníaco se debe evitar especialmente, si usted o sus hijos tienen algun tipo de problemas respiratorios como el asma o la bronquitis. Los niños pequeños, personas mayores y aquellos con problemas respiratorios, no deben respirar amoníaco. El problema se crea cuando al limpiar respiramos estas sustancias, como amonia, detergentes y otros químicos. El amoniaco se convierte en un veneno cuando lo ingerimos y se vuelve aún más peligroso combinandolo con otros limpiadores que contienen cloro, porque creamos un gas de cloramina tóxico.
¿Necesitamos realmente limpiar las ventanas con esos líquidos azules? El Windex contiene propilenglicol, este es un compuesto utilizado en limpiadores de vidrios, también usado en las pastas dentales y cosméticos. La EWG (Agencia de Protección Ambiental) considera este ingrediente como un irritante de la piel, tóxico y nocivo para nuestros órganos. La Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades lista este ingrediente como tóxico y peligroso para las vías respiratorias.
Los limpiavidrios hacen parte de ese catálogo de productos que pueden convertirse en buenos aliados para asear diversas superficies de cristal, ya sea en casa o en la oficina.
Como es tan práctico y necesario, hoy queremos compartir algunos preparados caseros que se pueden hacer con ingredientes ecológicos para sustituir los que vienen en presentaciones comerciales.
En la búsqueda por facilitar estas labores del hogar se han creado todo tipo de artículos con compuestos químicos que remueven la mugre y los microorganismos.
Sin embargo, desde hace algún tiempo muchos vienen desaconsejando su uso por el impacto que están generando en el medio ambiente e incluso en la salud.
Limpiadores de vidrios

El vidrio es el nombre genérico que se usa para nombrar al material producto de un proceso industrial donde la sílice, (dióxido de silicio) se trata a alta temperatura con carbonato de diferentes metales (sodio, potasio etc.) para formar una sustancia que después de enfriada adquiere la consistencia de sólido duro y translúcido, muy poco activa químicamente y que todos conocemos por su basto campo de aplicaciones. La adición de determinadas sustancias así como el tratamiento térmico posterior, modifican sus propiedades (dureza, forma de fractura, color etc.) dando lugar a diferentes tipos.

El vidrio es tan poco activo que solo sustancias muy agresivas son capaces de actuar sobre él (ácido crómico, ácido fluorhídrico, sosa cáustica, potasa cáustica etc.), tan duro que resiste al rayado con la mayor parte de los materiales comunes (mas duro que el acero), moldeable a casi cualquier forma, soldable, que adquiere un gran brillo, también adquiere un gran pulimento por lo que no retiene nada en los poros de la superficie, resiste altas temperaturas sin ablandarse y como si todo esto fuera poco puede ser desde transparente hasta opaco pasando por toda la gama de translucidez en casi cualquier color, súmese a esto, que se fabrica con uno de los materiales mas abundantes y comunes (arena de sílice), y nos daremos cuenta que el vidrio, es, probablemente la sustancia mas sorprendente y útil de cuantas nos rodean. Su relativa abundancia y bajo costo, hace que no nos percatemos de que cuando tenemos un objeto de vidrio en las manos y lo tiramos a la basura estamos botando uno de los inventos mas grandiosos del ser humano, que de hecho sentó pauta en el desarrollo de la humanidad.

Las propiedades de pulido y brillo del vidrio hacen que sea fácil de limpiar pero al mismo tiempo una limpieza impecable se dificulta (mas aún en los vidrios transparentes) ya que cualquier suciedad en la superficie se “ve” claramente, especialmente las manchas de grasa así como el tenue velo que queda de sales cuando se seca el agua que lo moja.

En el caso de los objetos de vidrio de la despensa, vasos, copas etc como son pequeños basta frotarlos con un paño seco o un papel y desaparecerá esa tenue capa opaca que queda como resultado del secado del agua y detergente del lavado, pero en el caso de los objetos grande como vidrieras y vitrales, la cosa no es tan fácil y hay que apelar a los limpiadores especiales para vidrios.
Elementos activos
El alcohol, debido a su capacidad de disolver las grasas del contacto con las manos, así como su elevada volatilidad (seca rápidamente) es un excelente limpiador de vidrios aplicado con un paño seco y limpio que no deje residuos (hilachas) pero mejor aún con un papel suave y absorbente.
Los limpiadores comerciales son comúnmente una mezcla de alcohol (etílico o isopropílico) con agua en la que se ha disuelto algo de amoníaco (para impedir los sedimentos salinos). Esta mezcla proporciona un limpieza fácil del vidrio utilizando un papel o paño suave y realizando movimientos circulares hasta que el líquido se haya secado por completo, resulta entonces importante cambiar el papel (o paño) con frecuencia para que se mantenga seco, de lo contrario siempre quedará una capa líquida en el vidrio que al secarse dejará “su huella”. El color de los limpiadores es artificial y solo para darle una mejor apariencia.
Precauciones
El amoniaco es un gas sumamente irritante y tóxico, debe evitarse respirar las partículas del limpiador si se usa un aerosol, así como evitar el uso continuado el locales cerrados donde el olor a amoniaco se concentre. Nunca debe mezclarse los limpiadores de vidrio con ningún otro producto de limpieza o químicos en general (pueden producirse tóxicos extremos).
En la actualidad al visitar los mercados se puede notar que existen productos para atender a casi todas las necesidades de limpieza. En la búsqueda por facilitar estas labores del hogar se han creado todo tipo de artículos con compuestos químicos que remueven la mugre y los microorganismos.Sin embargo, desde hace algún tiempo muchos vienen desaconsejando su uso por el impacto que están generando en el medio ambiente e incluso en la salud.
Los limpiavidrios hacen parte de ese catálogo de productos que pueden convertirse en buenos aliados para asear diversas superficies de cristal, ya sea en casa o en la oficina.
Los limpiadores para vidrios por lo general contienen amoníaco, alcohol, eter butílico, detergentes, siliconas, ceras, formaldehído, y en su mayoría agua. Al comprar limpiadores comunes se paga más por el agua que por los demás ingredientes.
¿Qué daño pueden ocasionar?
Aunque la mayoría de los limpiadores de vidrio contienen sólo pequeñas cantidades de amoníaco, pueden ser irritantes para las vías respiratorias. El amoníaco se debe evitar especialmente, en personas con enfermedades respiratorias como asma o bronquitis. Los niños pequeños, personas mayores y aquellos con problemas respiratorios, no deben respirar amoníaco. El problema se crea cuando al limpiar respiramos estas sustancias, como amonia, detergentes y otros químicos. El amoniaco se convierte en un veneno cuando lo ingerimos y se vuelve aún más peligroso combinándolo con otros limpiadores que contienen cloro, porque creamos un gas de clora mina tóxico.
A medida que las historias de los virus de la gripe, comidas contaminadas y enfermedades contagiosas se incrementan en los medios de comunicación, las propagandas intentan convencer a los consumidores que los productos de limpieza antibacterianos protegerán a sus hogares y a sus familias de la infección. Así mismo, los fabricantes han sacado provecho de los temores de los consumidores produciendo más productos que contienen químicos antibacterianos.
Los productos de limpieza antibacterianos (también conocidos como desinfectantes) están especialmente diseñados para limpiar superficies y matar gérmenes tales como bacterias, virus y hongos. Pero la investigación ha demostrado que algunos de los químicos antibacterianos más comunes podrían provocar graves daños en la salud, especialmente en mujeres, trabajadores de limpieza y niños pequeños. Además, el uso excesivo de antibacterianos contribuye al creciente problema de bacterias resistentes a los antibióticos, lo que algunos científicos dicen que podría dejar al público con menos herramientas en la lucha contra las enfermedades infecciosas.
Muchos de los poderosos químicos antibacterianos que se encuentran en el hogar hoy en día fueron inicialmente desarrollados para hospitales o centros clínicos, donde los gérmenes que causan enfermedades se encuentran con frecuencia. En centros hospitalarios desinfectar determinadas superficies es fundamental para la salud de los pacientes. Para individuo cuyo sistema inmunológico es especialmente vulnerable a los gérmenes, desinfectar puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte. Adicionalmente, hay una gran probabilidad de que surjan nuevas infecciones durante procedimientos médicos invasivos tales como una cirugía. Así la desinfección con químicos antibacterianos es una importante estrategia en los centros hospitalarios para reducir la propagación de enfermedades graves.
Los mismos poderosos químicos antibacterianos usados en productos extremadamente fuertes de limpieza se encuentran cada vez más en productos de limpieza del hogar. Pero para la gran mayoría de personas su hogar no necesita estar tan estéril como una sala de operaciones. Limpieza, que significa librar una superficie de suciedad, a menudo es suficiente para mantener un hogar saludable. Por otro lado, desinfectar, que significa limpiar de tal manera que se destruyan o se prevenga el crecimiento de microorganismos, está diseñado para situaciones específicas. Por ejemplo la desinfección estricta podría ser necesaria en determinadas situaciones tales como en hogares con personas con problemas del sistema inmunológico como Esclerosis Múltiple, SIDA, o quienes están con quimioterapia. Y también podría haber ciertas circunstancias en un hogar, como si un miembro de la familia tiene gripe o alguna otra enfermedad contagiosa donde los limpiadores antibacterianos podrían ser útiles.

Los desinfectantes y limpiadores antibacterianos son un sector creciente en el negocio de la fabricación de productos de limpieza. Esto se ve reflejado en los pasillos de los supermercados, donde una gran variedad de productos en los estantes contienen un químico desinfectante. Muchos de estos productos afirman matar a los gérmenes, pero ninguno menciona que éstos también podrían significar riesgos para la salud de nuestro cuerpo, de nuestras familias y de nuestro medio ambiente.
Cada vez hay más estudios de los potenciales problemas causados por el incremento en el uso de antibacterianos en el hogar. Impactos en la salud tales como asma y dermatitis están asociados a gran cantidad de químicos antibacterianos comunes. Nuevas investigaciones están examinando los potenciales problemas de impactos en la salud más graves tales como disrupción endócrina, toxicidad reproductiva, cáncer de seno y efectos en el sistema inmunológico. Estos riesgos son simplemente innecesarios cuando alternativas no tóxicas están disponibles.
Riesgos a la salud asociados con estos químicos son especialmente preocupantes para mujeres y niños. Aunque los roles de género han cambiado con el tiempo, las mujeres continúan haciendo más del 70% de las tareas del hogar, lo que significa que están más frecuentemente expuestas a estos químicos potencialmente peligrosos. Las mujeres que pasan la mayor parte de su tiempo en casa tienen más exposiciones a estos químicos. Adicionalmente, las mujeres llevan los impactos de la salud de estos químicos de una manera única. Muchos químicos se acumulan en la grasa, y generalmente las mujeres tienen mayor porcentaje de tejido graso que los hombres. Las mujeres son también el primer ambiente para las futuras generaciones, y los químicos almacenados en su cuerpo son transmitidos a su hijo/a durante el embarazo y más tarde durante la lactancia.
Los desinfectantes tienden a matar a una amplia variedad de bacterias. Esto significa que reducen tanto las bacterias “malas” asociadas a enfermedades, así como a las bacterias “buenas” que desempeñan funciones útiles en nuestro ambiente y en nuestro cuerpo.
También existe preocupación de que el uso excesivo de productos antibacteriales esté creando bacterias resistentes a los medicamentos. Así como no completar la toma de antibióticos permite el crecimiento de bacteria resistente en el cuerpo, el uso excesivo de productos antibacterianos también causa este efecto.
Cloro
Cloro, también conocido como Hipoclorito de Sodio, ha sido usado durante mucho tiempo como químico desinfectante. Es comúnmente usado para tratar el agua, desinfectar piscinas, y para blanquear la ropa. El Cloro funciona al descomponer bacteria y otros gérmenes haciéndolos inofensivos. Esta registrada por EPA (Environmental Protection Agency) como un pesticida
Amoníaco
Es un gas que contiene nitrógeno y que ocurre naturalmente. Puede ser disuelto en agua para formar amoníaco líquido, que es la forma más común utilizada en una variedad de productos de limpieza del hogar. El Amoníaco tiene un fuerte y distintivo olor y es utilizado en una variedad de productos de limpieza así como sales aromáticas. El Amoníaco funciona como desinfectante al incrementar el PH del limpiador (haciendo la solución más alcalina), matando así algunos microbios. Está registrado por EPA como un pesticida
Triclosán y Triclocarbán
Son similares químicos antibacteriales sintéticos utilizados comúnmente en productos de limpieza del hogar tales como jabón para manos y lavaplatos, así como también en productos desde pastas de dientes hasta medias. Son frecuentemente ingredientes activos en productos de limpieza comercializados como antibacterianos ya que son efectivos destruyendo las bacterias (nota: estos químicos no destruyen virus, los cuales son la causa de resfríos y gripe).
Esto aumenta la preocupación de la potencial contaminación de agua potable así como la contaminación de los peces en ríos agua abajo de las plantas de tratamiento.
Compuestos de Amonio Cuaternario
Son una familia de químicos con una similar estructura química conocidos por sus propiedades desinfectantes y detergentes. Los Quats se encuentran en productos de limpieza del hogar tales como sprays desinfectantes y limpiadores de retretes, entre otros. Funcionan al alterar las membranas celulares, haciéndolos efectivos para destruir muchos tipos de bacterias, algunos virus, hongos y algas. Están registrados por el EPA como pesticidas.
El uso extendido de Quats también causa preocupación ya que ingresan en el medio ambiente. Un estudio encontró que los microbios en lagos se adaptaban y se volvían resistentes a Quats específicos. Esta capacidad para generar microbios resistentes a desinfectantes podría convertirse en una amenaza para la salud pública si los microbios resistentes se extienden. La producción de Quats también causa preocupación debido a la toxicidad de los químicos utilizados en su fabricación.
Nano Plata
La Nano-Plata es plata que ha sido manipulada para convertirla en partículas diminutas que son solo una fracción del grosor de un cabello humano. La plata ha sido conocida por mucho tiempo por tener propiedades antibacteriales. Es probable que no esté listada en la etiqueta de ingredientes por lo que se deberían llamar a los fabricantes para saber si determinado producto contiene Nano-Plata.
El vidrio es el nombre genérico que se usa para nombrar al material producto de un proceso industrial donde la sílice, (dióxido de silicio) se trata a alta temperatura con carbonato de diferentes metales (sodio, potasio etc.) para formar una sustancia que después de enfriada adquiere la consistencia de sólido duro y translúcido, muy poco activa químicamente y que todos conocemos por su basto campo de aplicaciones. La adición de determinadas sustancias así como el tratamiento térmico posterior, modifican sus propiedades (dureza, forma de fractura, color etc.) dando lugar a diferentes tipos.
El vidrio es tan poco activo que solo sustancias muy agresivas son capaces de actuar sobre él (ácido crómico, ácido fluorhídrico, sosa cáustica, potasa cáustica etc.), tan duro que resiste al rayado con la mayor parte de los materiales comunes (mas duro que el acero), moldeable a casi cualquier forma, soldable, que adquiere un gran brillo, también adquiere un gran pulimento por lo que no retiene nada en los poros de la superficie, resiste altas temperaturas sin ablandarse y como si todo esto fuera poco puede ser desde transparente hasta opaco pasando por toda la gama de translucidez en casi cualquier color, súmese a esto, que se fabrica con uno de los materiales mas abundantes y comunes (arena de sílice), y nos daremos cuenta que el vidrio, es, probablemente la sustancia mas sorprendente y útil de cuantas nos rodean. Su relativa abundancia y bajo costo, hace que no nos percatemos de que cuando tenemos un objeto de vidrio en las manos y lo tiramos a la basura estamos botando uno de los inventos mas grandiosos del ser humano, que de hecho sentó pauta en el desarrollo de la humanidad.

Las propiedades de pulido y brillo del vidrio hacen que sea fácil de limpiar pero al mismo tiempo una limpieza impecable se dificulta (mas aún en los vidrios transparentes) ya que cualquier suciedad en la superficie se “ve” claramente, especialmente las manchas de grasa así como el tenue velo que queda de sales cuando se seca el agua que lo moja.
En el caso de los objetos de vidrio de la despensa, vasos, copas etc como son pequeños basta frotarlos con un paño seco o un papel y desaparecerá esa tenue capa opaca que queda como resultado del secado del agua y detergente del lavado, pero en el caso de los objetos grande como vidrieras y vitrales, la cosa no es tan fácil y hay que apelar a los limpiadores especiales para vidrios.
Elementos activos
El alcohol, debido a su capacidad de disolver las grasas del contacto con las manos, así como su elevada volatilidad (seca rápidamente) es un excelente limpiador de vidrios aplicado con un paño seco y limpio que no deje residuos (hilachas) pero mejor aún con un papel suave y absorbente.
Los limpiadores comerciales son comúnmente una mezcla de alcohol (etílico o isopropílico) con agua en la que se ha disuelto algo de amoníaco (para impedir los sedimentos salinos). Esta mezcla proporciona un limpieza fácil del vidrio utilizando un papel o paño suave y realizando movimientos circulares hasta que el líquido se haya secado por completo, resulta entonces importante cambiar el papel (o paño) con frecuencia para que se mantenga seco, de lo contrario siempre quedará una capa líquida en el vidrio que al secarse dejará “su huella”. El color de los limpiadores es artificial y solo para darle una mejor apariencia.

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography

Fuente: Mejor salud, disponible en: http://mejorconsalud.com/6-limpiavidrios-caseros-y-ecologicos/, consultado el: 17 de noviembre del 2017
Fuente: Smart Klean, disponible en: https://smart kleanblog.wordpress.com/2011/05/10/limpiador-de-vidrios-casero-economico-natural-y-efectivo/, consultado el: 16 de enero del 2018
Fuente: ciudadanos en red, disponible en: https://ciudadanosenred.com.mx/6-limpiavidrios-caseros-y-ecologicos/, consultado el: 17 de enero 2018.
Fuente:Sabelotodo,disponible en: https://www.sabelotodo.org/productos/limpiavidriosdevidrio.html, consultado el: 16 de enero de 2018
Fuente: siempre natural.blogspot, disponible en: https://siempre-natural.blospot.mx/search?q=limpiadorz+de+vidrios, consultado el: 16 de enero de 2018