Materiales

Lejía a base de cenizas de leña.

  • Categoría: Pandilla Juvenil (1ro. 2do. y 3ro. de nivel Secundaria)
  • Área de participación: Materiales
  • Asesor: MARISA CALLE MONROY
  • Equipo [ ]: Christian Romero Ojeda(Cozumel) , Daniel Murillo Pinal(Cozumel) , Yahir Alejandro Amaro Díaz(Cozumel)

Resumen

En la búsqueda por facilitar las labores del hogar se han creado todo tipo de artículos con compuestos químicos los cuales dañan al medio ambiente, uno de estos las lejías comerciales tienen grandes consecuencias, las cuales son enfermedades de las vías respiratorias.

La lejía a base de cenizas de leña, propuesta en este proyecto está elaborada por ingredientes naturales que no emiten toxinas dañinas, por lo que disminuye riesgos en la salud, es decir, es biodegradable. Por lo tanto es un producto que no contamina el medio ambiente, además de ser económicamente de fácil acceso.

Este producto está elaborado a base de cenizas de leña y agua destilada como materiales principales, y además utilizamos un mechero de bunsen, un embudo, una cacerola y papel filtro.

Este producto sirve para desinfectar el hogar y blanquear ropa.

Su uso ayuda a eliminar manchas en ropa y quitar cochambre.

Aunque ya hemos comentado algunas ventajas sobre economía y cuidado del medio ambiente, está lejía a base de cenizas de leña además beneficia a la hora de usar cloro, porque puede llegar a dañar la ropa y el ambiente.

Por ello, estaremos limpiando el hogar y ropa, no solamente para el momento presente, sino para el futuro.

Es importante recalcar que para obtener una lejía de alta calidad es necesario que las cenizas de leña provengan de madera rígida, como por ejemplo el roble; ya que este tipo de madera contiene un pH elevado en el momento que está se convierte en cenizas.

Pregunta de Investigación

¿Cómo elaborar una lejía a base de cenizas de leña?

Planteamiento del Problema

Actualmente existe una gran variedad de productos de limpieza para el hogar, pero la desventaja que tienen estos es que contaminan el ambiente contribuyendo así al desarrollo e incremento del calentamiento global, al igual de la probabilidad de que nos causen daños físicos y perjudiquen nuestra salud.

Uno de estos productos es la lejía que con el paso del tiempo puede provocar daños en la piel gracias a sus componentes, además emiten aminas cloradas tóxicas en forma de gases, ayudando al incremento de la contaminación en el ambiente. Pero no siempre las lejías son dañinas ya que algunas de estas se elaboran con materiales naturales, como es el caso de la lejía a base de cenizas de leña; las cenizas de leña, al dejarlas reposar con agua de lluvia o agua destilada, estas pueden tener casi la misma concentración que una comercial, dependiendo de la calidad de la leña (entre más firme y dura sea, su pH será mayor y la lejía podrá ser de mejor calidad). Este tipo de lejía es capaz de reducir la probabilidad de causar daños en la piel y de contaminar a gran escala el ambiente.

Antecedentes

Historia de la lejía

La lejía como definición es una disolución acuosa de hipoclorito de metales alcalinos (litio, sodio, potasio, etc…); coincidiendo así con la definición administrativa que dicho producto recibe.

Fue descubierta por un sabio francés de Napoleón, Berthollet (1748-1822) a quien la Química le debe muchas aportaciones. En medicina, a finales del siglo XIX, Pasteur descubrió que ciertas bacterias eran el origen de determinadas enfermedades y que podrían ser iniciativas por el hipoclorito sódico, por lo que su uso se extendió a los hospitales.

Ya a principios del siglo XX se usó masivamente con los nombres de Licor de Dakin y Agua de Labarraque; su empleo en soluciones diluidas se recomienda para el agua de bebida y para prevenir infecciones.

La lejía, popularmente, se la conoce como solución acuosa que sirve para quitar las manchas de la colada, para blanquear y con carácter fundamental por su gran poder desinfectante, que puede ser usada de forma muy fácil y actúa a cualquier temperatura.

Por todo ello, cuando un producto utilice el concepto lejía en su etiquetado, deberá acreditar la capacidad de desinfección que el mismo debe propiciar para con su uso y aplicación.

La lejía es ya un producto biocida, al ser de aplicación este tipo de norma a todos aquellos productos con capacidad para matar organismos vivos perjudiciales para el hombre o el medio ambiente; y la lejía es el producto biocida más efectivo, con una capacidad inigualable para matar los microbios más persistentes. Se recomienda su uso donde la higiene sea importante

LEJÍA COMERCIAL

FUNCIÓN

Este producto se utiliza para la desinfección de suelos, baños y diferentes lugares del hogar. Se emplea también como blanqueador de ropa usado durante el lavado.

ASPECTO FÍSICO

La lejía tiene un color verde amarillento, con olor característico a cloro que es una de las causas de desagrado para las personas que la utilizan, por esa razón se comercializan con aditivos que le cambian el color y olor y se presentan en envases con varios grados de concentración para diferentes usos.

BENEFICIOS

Excelente desinfectante.

Agente blanqueador de ropa

USOS

Debido a que mata las bacterias, elimina el mal olor causado por las bacterias al descomponer los productos orgánicos y es donde los gérmenes se desarrollan. El poder oxidante de la lejía destruye las moléculas producidas por las bacterias, que son las que despiden el mal olor.

Este producto se puede utilizar en baños, cocina y diferentes lugares del hogar como agente desinfectante y como blanqueador de ropa.

PRECAUCIONES

La lejía es un producto corrosivo que debe tratarse con cuidado porque es dañino para la salud y por tanto debe mantenerse fuera del alcance de los niños y siempre manipularse con sumo cuidado. Su acción corrosiva puede dañar el acero inoxidable si se emplea en concentraciones elevadas y por largo tiempo.

A pesar de lo poderosa que es la lejía su acción corrosiva desaparece en la medida que va actuando y termina descomponiéndose en sal y agua. La lejía que se va por el desagüe seguirá cumpliendo su acción limpiadora hasta perder todo su poder corrosivo y antiséptico. La lejía también se degrada con la exposición a la luz y el calor, por ello debe guardarse en lugares donde no reciban la luz y estén fuera del alcance de los niños y mascotas.

No mezclar con otros productos químicos, puede desprender gases peligrosos. Lea detenidamente la etiqueta.

FUNDAMENTO

La lejía es el mejor desinfectante doméstico que se conoce, si es empleado racionalmente resulta de gran utilidad para preservar la salud, tanto de las personas, como de los animales. Su poder germicida está comprobado y por tanto es ampliamente utilizado en clínicas, hospitales, restaurantes y en los hogares. La lejía se vende en el mercado con diferentes nombres, pero todos esos productos están basados en el HIPOCLORITO SÓDICO.

INGREDIENTES

Hipoclorito de sodio (cloro activo) al 5%

Los peligros de la lejía

Aparte de las lesiones causadas por derrame accidental, la lejía también está asociada con todo tipo de problemas respiratorios y en muchos casos el uso de lejía puede agravar trastornos tales como alergias, asma y la bronquitis crónica. Algunos expertos dicen que la gente que ya sufre de estos trastornos no deberá nunca utilizar estas substancias o estar expuestos a ellas.

Otro gran peligro es que cuando mezclamos lejía con todo tipo de productos de hogar, pueden producirse reacciones químicas potencialmente mortales.

Al mezclar lejía con amoniaco (un ingrediente común en limpia cristales y otros productos de limpieza de hogar, y también se encuentra en los pañales y en las bandejas sanitarias para gatos) se producen gases tóxicos llamados cloraminas. Los síntomas de exposición oscilan desde tos y falta de aliento hasta neumonía y líquido en los pulmones y estos gases pueden paralizar los pulmones.

Al mezclar lejía con algunos jabones para vajillas, se produce gas mostaza. Este es el mismo gas que fue utilizado durante la Primera Guerra Mundial para matar a la gente.

Al mezclar lejía con un ácido (como por ejemplo vinagre, algunos limpia cristales, detergentes y enjuagues para lavavajillas automáticas, limpiadores de inodoros) se produce gas de cloro. Este gas es tan sumamente tóxico para el ser humano que fue utilizado durante la Primera y Segunda Guerra Mundial como arma química. La exposición al gas de cloro, incluso a bajos niveles, casi siempre irrita las membranas mucosas (ojos, garganta y nariz) y causa tos, problemas respiratorios, ojos llorosos y con ardor y goteo nasal. Niveles más altos de exposición pueden causar dolor en el pecho, problemas respiratorios graves, vómitos, neumonía y líquido en los pulmones. Niveles muy altos causan la muerte. La cloramina se puede absorber a través de la piel provocando dolor, inflamación, hinchazón y ampollas.

Composición de ceniza de leña

El análisis de cenizas revela la existencia de sustancias minerales o metálicos.

En combinaciones de estado, estas sustancias aparecen en pequeñas cantidades. Estos son principalmente: Azufre, fósforo, cloro, silicio, potasio, calcio, magnesio, hierro, sodio.

1 – Al principio había una variación de minerales con la especie. Así nos encontramos con la ventaja de cloro en las coníferas que en las maderas duras (7 veces en el abeto que en el roble).

Nos encontraremos veces 2 de ácido fosfórico en Aspen en madera de roble, y el doble de magnesia en el olmo de pino silvestre.

Las comparaciones, obviamente, llevan en la madera cultivada en las mismas condiciones geográficas.

Podemos considerar que los elementos inorgánicos que constituyen las cenizas son ph predominantemente básica con 48% de cal, 13% de potasa y de sosa y 9% de óxidos tales como magnesia, óxido de hierro, óxido de manganeso.

Constituyentes ácidos: ácido fosfórico, ácido silícico, ácido sulfúrico están menos presentes en la ceniza, por lo que las cenizas pueden ser usados ​​para elevar el pH de un suelo ácido también.

2 – El suelo tiene una influencia considerable sobre la composición química de la ceniza. El eje se basa en los elementos de tierra que se adapten a que en una proporción de todo el más fuerte que son más abundantes allí. Así, en una castaña planta de mortero de cal absorber 15% de caliza menos si se plantan en suelo calcáreo.

3 – La naturaleza y cantidad de los minerales que forman las cenizas varían aiso con las diversas partes del árbol. La corteza contiene más de madera, ramas sobre el tronco y el tronco sobre las raíces. Sílice y cal son más abundantes en la corteza que en la madera, mientras que la potasa domina en la madera.

4 – Hubo también un cambio después de la temporada de la matanza. Si una sombra en verano, hay una mayor proporción de potasa y ácido fosfórico. Estos elementos que favorecen ciertos organismos de fermentación, Conservación de la madera que va a ser peor.

5 – ¿Dónde se localizan preferentemente elementos minerales? En algunos casos, estos elementos normalmente impregnan soluciones por las paredes celulares.

A veces se forman cristales visibles bajo el microscopio, en la cavidad de las células. Estos cristales de oxalato de cal, carbonato de calcio de sílice incluso a veces aparecen a simple vista.

6 – Las propiedades de la madera puede ser muy fuertemente influenciada por la presencia de minerales. El ácido fosfórico y potasa, en presencia de agua, y bajo temperatura adecuada, son alimento principal para molde.

Algunas personas mayores todavía pueden recordar el momento en que hicimos la colada con las cenizas de la madera y el uso de potasio naturales que contienen y la Edad Media, se introdujo la sosa necesaria para la fabricación de vidrio por medio de haya ceniza o ciertas hierbas especialmente ricos esto.

Lejía de ceniza, un detergente muy ecológico

La lejía o detergente de ceniza de madera se hace fácilmente utilizando los restos de madera quemada libre de tratamientos químicos. Las estufas y chimeneas proporcionan buena ceniza si no se queman en ellas restos procedentes de materiales diferentes a la madera y la celulosa. Cuanto más dura la madera mejor la calidad de la ceniza y mejor será nuestra lejía.

Procedimiento para hacer la lejía

Aunque esta lejía es más suave que la convencional hay gente que tiene cierta sensibilidad a la potasa y es importante utilizar guantes y gafas y evitar el contacto con la piel.

La ceniza se pasa por un tamiz para separar los trozos de carbón. Otra forma sería dejar que la ceniza se hunda y pasar un colador por el agua para recoger los restos de carbón. Mientras más blanca y calcinada está la ceniza, mejor detergente obtendremos.

El líquido es resbaladizo al tacto, lo que indica su poder como detergente, la forma de saber si está listo es con una patata o un huevo ponerlo en la mezcla si flota esta lista si se hunde se debe agregar más ceniza y volver a repetir el proceso esto se hace ante de filtrarlo.

Esta solución se utiliza como detergente líquido. La lejía de ceniza necesita ser diluida con agua caliente para su uso, similar a cualquier detergente líquido. Una lejía más fuerte puede ser preparada con una proporción de 1:3 de ceniza y agua. Se lleva a ebullición y después dejándolo reposar de 12 a 24 horas antes de decantar la solución clara del agua de lejía. El agua de lejía se embotella para guardarla, evitando confusiones al reutilizar botellas usadas (producto toxico por ingestión)

Usos del detergente de ceniza:

Lava ropa y todos los utensilios que deban de estar higiénicos (coladores, paños etc) incluso en lavadoras automáticas.

Excelente para la limpieza de verduras frescas, legumbres, raíces etc. … Tanto para quitar restos de productos químicos como para la limpieza de insectos y otros animales que se encuentran habitualmente, así como las bacterias dañinas. Puede ser utilizado para toda la limpieza de la casa. Desde la cocina y la vajilla hasta la ropa y las estancias….

Limpieza en profundidad de utensilios y telas

Este método se puede utilizar para quitar los residuos químicos o tóxicos encontrados en fibras comerciales naturales, incluyendo el algodón, el lino, el bambú, el cáñamo etc. Éstos incluyen los compuestos indeseables que se pueden haber utilizado o formado durante el crecimiento, el proceso o almacenaje de las fibras naturales y los materiales o los utensilios.

La fibra natural o el utensilio se pone en una olla y es cubierta con una solución de ceniza de madera, se lleva a ebullición y se hierve a fuego lento por cerca de 2 minutos, revolviendo el material continuamente con una cuchara. Quita el material y aclara bien con agua fría.

La fibra natural o el utensilio se pone en una olla y es cubierta con una solución de 1/3 taza de vinagre no pasterizado por cada 4 tazas de agua. Se deja reposar a temperatura ambiente de 12 a 24 horas. Quita y aclara bien con agua caliente.

Conoce cómo el uso de la lejía daña la capa de ozono

La combinación de la lejía con polvos limpiadores resulta mortal. Además de ello puede irritar las mucosas, pudiendo dañar de esa forma los pulmones.

Actualmente hay una preocupación por la capa de ozono, ya que se está deteriorando debido a los productos químicos, como la lejía que es muy utilizada en casa.

El ingeniero y magíster en Ciencias Ambientales Alberto Huiman Cruz sostiene que los compuestos clorados, como el hipoclorito sódico que se encuentra en la mayoría de las lejías, emiten vapores tóxicos que irritan las mucosas, pudiendo dañar los pulmones.

“La lejía quema la piel y es tóxica por ingesta. Una vez en el medio ambiente puede formar sustancias organocloradas. Algunos polvos limpiadores contienen amoníaco, por eso no deben mezclarse con lejía, pues estos emiten aminas cloradas tóxicas en forma de gases”, señala el experto.

La lejía y el amoniaco contaminan el agua y destruyen las bacterias beneficiosas que descomponen las aguas residuales.

Limpiar con lejía en casa puede causar problemas respiratorios a los niños.

El 72% de los participantes españoles reportaron utilizarla en el hogar.

Los resultados indicaron que la frecuencia de infecciones es mayor en niños cuyos padres emplean lejía con regularidad para limpiar la casa en los países encuestados: España, Finlandia y Países Bajos.

Usar lejía en el hogar puede causar más infecciones respiratorias en niños

Investigadores del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) de Barcelona aseguran que la exposición pasiva a la lejía en el hogar durante la niñez puede vincularse a tasas más elevadas de infecciones respiratorias y de otros tipos.

Los resultados del estudio, que publica la revista ‘Occupational & Environmental Medicine’, son modestos pero preocupantes para la salud pública, según sus autores, ante el uso generalizado de productos de limpieza que contienen cloro para la desinfección del hogar.

Para el trabajo se analizó el impacto potencial de la exposición a lejía en el hogar de más de 9.000 niños de entre 6 y 12 años asistentes a 19 escuelas en Utrecht (Países Bajos), 17 escuelas en el este y centro de Finlandia, y 18 escuelas de Barcelona.

En todos los casos se pidió a los padres que completaran un cuestionario sobre la frecuencia de infecciones como gripe, amigdalitis, sinusitis, bronquitis, otitis y neumonía que sus hijos habían tenido en los últimos 12 meses. También se les preguntó si utilizaban lejía para limpiar sus hogares al menos una vez por semana.

De este modo, vieron como el uso de lejía es común en los hogares españoles (72% de los participantes reportaron utilizarla en el hogar) y raro (7%) en los finlandeses. Asimismo, este producto se utiliza en la limpieza de todas las escuelas españolas participantes, mientras que en Finlandia ninguna escuela del estudio utiliza lejía para la limpieza.

Después de tener en cuenta los factores influyentes, como el tabaquismo pasivo en el hogar, la educación de los padres, la presencia de moho del hogar y el uso de lejía para limpiar la escuela, los resultados indicaron que la frecuencia de infecciones es mayor en niños cuyos padres emplean lejía con regularidad para limpiar la casa, en los tres países.

“Estas diferencias fueron estadísticamente significativas para la gripe, las amigdalitis y cualquier infección”, según ha reconocido Lidia Casas, primera autora del estudio e investigadora del CREAL, el centro de la alianza ISGlobal y el Centre Environment and Health (KULeuven, Bélgica).Más riesgo de amigdalitis que de gripe

En concreto, el riesgo de sufrir un episodio de gripe en el año anterior fue un 20 por ciento superior, mientras que el de amigdalitis recurrente era un 35 por ciento mayor entre los niños cuyos padres emplean lejía para limpiar el hogar.

Del mismo modo, el riesgo de haber sufrido cualquier infección de forma recurrente en el último año fue un 18 por ciento mayor entre los niños cuyos padres usan lejía al menos una vez por semana en el hogar.

Los autores reconocen que se trata de un estudio observacional, por lo que no se pueden extraer conclusiones definitivas sobre causalidad. Además, destacan varias limitaciones a tener en cuenta para la interpretación de los resultados de su investigación.

“No tenemos información sobre el uso de otros productos de limpieza en el hogar, y sólo se ha recogido información básica del uso de lejía en el hogar, por lo que es difícil diferenciar los niveles de exposición”, ha añadido Jan-Paul Zock, coordinador del estudio e investigador del CREAL y el Netherlands Institute for Health Services Research (NIVEL) de Utrecht (Holanda). Respalda hallazgos previos.

No obstante, reconoce que sus hallazgos respaldan otros estudios que indican la existencia de un vínculo entre la utilización de productos de limpieza y síntomas respiratorios e inflamación.

Además, el autor reconoce que la alta frecuencia de uso de productos de limpieza desinfectantes, debido a la creencia errónea (y reforzada por la publicidad) de que los hogares deben estar libres de microbios, hace que los efectos observados en el estudio sean, en realidad, “preocupantes para la salud pública”.

Como posible mecanismo que explique los resultados del estudio, los investigadores sugieren que las propiedades irritantes de compuestos volátiles o transportados por el aire generados durante el proceso de limpieza pueden dañar el revestimiento de las células pulmonares.

Un daño que puede provocar inflamación y hacer más fácil que las infecciones se afiancen, de modo que “la lejía podría actuar suprimiendo nuestro sistema inmune”, según apuntan.

Objetivo

Elaborar una lejía a base de cenizas de leña.

Justificación

Es preocupante saber que las lejías comerciales nos pueden ocasionar daños físicos, como ingesta o contacto con la piel, si no se utiliza adecuadamente.

Además contaminan el ambiente, ya que estas al mezclarse con polvos limpiadores, que contienen amoniaco, emiten aminas cloradas tóxicas en forma de gases.

Por esta razón nos proponemos a elaborar una lejía a base de cenizas de leña, que no ocasione daños físicos a las personas ni contamine el ambiente con la finalidad de que se pueda utilizar como producto desinfectante en el hogar.

Las personas podrían ahorrar dinero, puesto que los materiales para elaborar esta lejía son de bajo costo y fáciles de encontrar. Por otro lado se podrá adquirir grandes cantidades del producto gracias a su bajo costo.

 

Hipótesis

Sí logramos elaborar una lejía a base de cenizas de leña, entonces podríamos remplazar lejías comerciales con precio elevado por una lejía casera con un precio bajo.

Método (materiales y procedimiento)

Materiales.

  • 250 g de cenizas de leña.
  • 150 ml de agua destilada.
  • Una cacerola con capacidad de 2.5 L
  • Un depósito de vidrio con capacidad de 1.5 L.
  • Un colador mediano.
  • Un embudo mediano.
  • 2 hojas de papel filtro para cafetera.
  • Un mechero de Bunsen
  • Un tripie.
  • Vaso de precipitados de 250 ml.
  • Una varilla.
  • Reciente cilíndrico transparente para la lejía de 250 ml.
  • Una papa.

Procedimiento.

  1. Verter los 250 g de cenizas de leña al igual que los 150 ml  de agua destilada en el recipiente de vidrio.
  2. Con ayuda de la varilla revolver los dos elementos hasta que se se torne un color gris.
  3. Retirar las partículas que flotan en la sustancia apoyándose del colador.
  4. Verter la sustancia en la cacerola.
  5. Encender el mechero y colocar encima el tripie para posteriormente colocar la cacerola.
  6. Dejar al fuego la cacerola por 20 min a fuego medio.
  7. Introducir las dos hojas de papel filtro dentro del embudo.
  8. Con ayuda del embudo verter la sustancia de la cacerola al recipiente transparente.
  9. Dejar reposar por 24 horas.
  10. Finalmente retirar las partículas que pueden quedar en el fondo.

Galería Método

Resultados

Se obtuvieron 400 ml de lejía, con un color amarillento muy claro, sin olor. Los precios de los materiales que utilizamos son accesibles.

El precio de nuestro producto aproximadamente es de 25 pesos por litro.

Con una duración aproximadamente de 3 m² como uso de desinfectante en el hogar; o aproximadamente 5 cargas de ropa utilizando la lavadora.

Galería Resultados

Discusión

Los productos comerciales contienen ingredientes que dañan el ambiente y no siempre tienen el resultado esperado. Por otra parte, nuestro producto está elaborado con ingredientes naturales, los cuales disminuyen los efectos negativos en la salud. Este es altamente biodegradable gracias a sus materiales.

Conclusiones

Con esta lejía nos dimos cuenta de que ayuda principalmente a desinfectar el hogar y a blanquear la ropa, gracias a las cenizas de leña y el agua destilada.

Por otra parte, el procedimiento que realizamos fue sencillo de elaborar, los materiales fueron económicos y fácil de conseguir.

Bibliografía

Mr. Clean Productos de Limpieza. LEJÍA COMERCIAL, disponible en https://todolimpio.jimdo.com/productos/lej%C3%ADa-comercial/, consultado el 22/01/18

Eco Diva.  Los peligros de la lejía, disponible en http://www.ecodiva.es/blog/2015/01/19/los-peligros-de-la-lejia/, consultado el 22/01/18

Econologie. Composición de ceniza de leña, disponible en https://es.econologie.com/composici%C3%B3n-de-la-ceniza-de-le%C3%B1a/, consultado el 22/01/18

Ecocosas. Lejía de ceniza, un detergente muy ecológico, disponible en, https://ecocosas.com/ecologia-hogarena/lejia-de-ceniza-un-detergente-muy-ecologico/, consultado el 22/01/18

FENALYD (Federación Nacional Asociaciones Fabricantes de Lejía y Derivados). Historia de la lejía, disponible en http://fenalyd.com/index.php?m=Historia, consultado el 23/01/18

La Información. Limpiar con lejía en casa puede causar problemas respiratorios a los niños, disponible en https://www.lainformacion.com/salud/limpiar-con-lejia-en-casa-puede-causar-problemas-respiratorios-a-los-ninos_39RMIpeAym17VYbiAfWu27/, consultado el 23/01/18

 



Lejía a base de cenizas de leña.

Summary

Research Question

How to elaborate a bleach based on ashes of fuelwood?

Problem approach

Currently there is a wide variety of cleaning products for the home, but the disadvantage of these is that they pollute the environment contributing to the development and increase of global warming, as well as the likelihood of causing physical damage and harm to our health.

One of these products is the bleach that with the pass of time  it can cause skin damage thanks to its components, also emit toxic chlorinated amines in the form of gases, helping to increase pollution in the environment. But not always the lyes are harmful as some of these are made with natural materials, as the case of bleach based on wood ash; wood ashes, when left to stand with rainwater or distilled water, these can have almost the same concentration as a commercial one, depending on the quality of the firewood (while firmer and harder be, the pH will be higher and the lye can be of better quality). This type of bleach is able to reduce the likelihood of causing skin damage and pollute the environment on a large scale

Background

Historia de la lejía

La lejía como definición es una disolución acuosa de hipoclorito de metales alcalinos (litio, sodio, potasio, etc…); coincidiendo así con la definición administrativa que dicho producto recibe.

Fue descubierta por un sabio francés de Napoleón, Berthollet (1748-1822) a quien la Química le debe muchas aportaciones. En medicina, a finales del siglo XIX, Pasteur descubrió que ciertas bacterias eran el origen de determinadas enfermedades y que podrían ser iniciativas por el hipoclorito sódico, por lo que su uso se extendió a los hospitales.

Ya a principios del siglo XX se usó masivamente con los nombres de Licor de Dakin y Agua de Labarraque; su empleo en soluciones diluidas se recomienda para el agua de bebida y para prevenir infecciones.

La lejía, popularmente, se la conoce como solución acuosa que sirve para quitar las manchas de la colada, para blanquear y con carácter fundamental por su gran poder desinfectante, que puede ser usada de forma muy fácil y actúa a cualquier temperatura.

Por todo ello, cuando un producto utilice el concepto lejía en su etiquetado, deberá acreditar la capacidad de desinfección que el mismo debe propiciar para con su uso y aplicación.

La lejía es ya un producto biocida, al ser de aplicación este tipo de norma a todos aquellos productos con capacidad para matar organismos vivos perjudiciales para el hombre o el medio ambiente; y la lejía es el producto biocida más efectivo, con una capacidad inigualable para matar los microbios más persistentes. Se recomienda su uso donde la higiene sea importante

LEJÍA COMERCIAL

FUNCIÓN

Este producto se utiliza para la desinfección de suelos, baños y diferentes lugares del hogar. Se emplea también como blanqueador de ropa usado durante el lavado.

ASPECTO FÍSICO

La lejía tiene un color verde amarillento, con olor característico a cloro que es una de las causas de desagrado para las personas que la utilizan, por esa razón se comercializan con aditivos que le cambian el color y olor y se presentan en envases con varios grados de concentración para diferentes usos.

BENEFICIOS

Excelente desinfectante.

Agente blanqueador de ropa

USOS

Debido a que mata las bacterias, elimina el mal olor causado por las bacterias al descomponer los productos orgánicos y es donde los gérmenes se desarrollan. El poder oxidante de la lejía destruye las moléculas producidas por las bacterias, que son las que despiden el mal olor.

Este producto se puede utilizar en baños, cocina y diferentes lugares del hogar como agente desinfectante y como blanqueador de ropa.

PRECAUCIONES

La lejía es un producto corrosivo que debe tratarse con cuidado porque es dañino para la salud y por tanto debe mantenerse fuera del alcance de los niños y siempre manipularse con sumo cuidado. Su acción corrosiva puede dañar el acero inoxidable si se emplea en concentraciones elevadas y por largo tiempo.

A pesar de lo poderosa que es la lejía su acción corrosiva desaparece en la medida que va actuando y termina descomponiéndose en sal y agua. La lejía que se va por el desagüe seguirá cumpliendo su acción limpiadora hasta perder todo su poder corrosivo y antiséptico. La lejía también se degrada con la exposición a la luz y el calor, por ello debe guardarse en lugares donde no reciban la luz y estén fuera del alcance de los niños y mascotas.

No mezclar con otros productos químicos, puede desprender gases peligrosos. Lea detenidamente la etiqueta.

FUNDAMENTO

La lejía es el mejor desinfectante doméstico que se conoce, si es empleado racionalmente resulta de gran utilidad para preservar la salud, tanto de las personas, como de los animales. Su poder germicida está comprobado y por tanto es ampliamente utilizado en clínicas, hospitales, restaurantes y en los hogares. La lejía se vende en el mercado con diferentes nombres, pero todos esos productos están basados en el HIPOCLORITO SÓDICO.

INGREDIENTES

Hipoclorito de sodio (cloro activo) al 5%

Los peligros de la lejía

Aparte de las lesiones causadas por derrame accidental, la lejía también está asociada con todo tipo de problemas respiratorios y en muchos casos el uso de lejía puede agravar trastornos tales como alergias, asma y la bronquitis crónica. Algunos expertos dicen que la gente que ya sufre de estos trastornos no deberá nunca utilizar estas substancias o estar expuestos a ellas.

Otro gran peligro es que cuando mezclamos lejía con todo tipo de productos de hogar, pueden producirse reacciones químicas potencialmente mortales.

Al mezclar lejía con amoniaco (un ingrediente común en limpia cristales y otros productos de limpieza de hogar, y también se encuentra en los pañales y en las bandejas sanitarias para gatos) se producen gases tóxicos llamados cloraminas. Los síntomas de exposición oscilan desde tos y falta de aliento hasta neumonía y líquido en los pulmones y estos gases pueden paralizar los pulmones.

Al mezclar lejía con algunos jabones para vajillas, se produce gas mostaza. Este es el mismo gas que fue utilizado durante la Primera Guerra Mundial para matar a la gente.

Al mezclar lejía con un ácido (como por ejemplo vinagre, algunos limpia cristales, detergentes y enjuagues para lavavajillas automáticas, limpiadores de inodoros) se produce gas de cloro. Este gas es tan sumamente tóxico para el ser humano que fue utilizado durante la Primera y Segunda Guerra Mundial como arma química. La exposición al gas de cloro, incluso a bajos niveles, casi siempre irrita las membranas mucosas (ojos, garganta y nariz) y causa tos, problemas respiratorios, ojos llorosos y con ardor y goteo nasal. Niveles más altos de exposición pueden causar dolor en el pecho, problemas respiratorios graves, vómitos, neumonía y líquido en los pulmones. Niveles muy altos causan la muerte. La cloramina se puede absorber a través de la piel provocando dolor, inflamación, hinchazón y ampollas.

Composición de ceniza de leña

El análisis de cenizas revela la existencia de sustancias minerales o metálicos.

En combinaciones de estado, estas sustancias aparecen en pequeñas cantidades. Estos son principalmente: Azufre, fósforo, cloro, silicio, potasio, calcio, magnesio, hierro, sodio.

1 – Al principio había una variación de minerales con la especie. Así nos encontramos con la ventaja de cloro en las coníferas que en las maderas duras (7 veces en el abeto que en el roble).

Nos encontraremos veces 2 de ácido fosfórico en Aspen en madera de roble, y el doble de magnesia en el olmo de pino silvestre.

Las comparaciones, obviamente, llevan en la madera cultivada en las mismas condiciones geográficas.

Podemos considerar que los elementos inorgánicos que constituyen las cenizas son ph predominantemente básica con 48% de cal, 13% de potasa y de sosa y 9% de óxidos tales como magnesia, óxido de hierro, óxido de manganeso.

Constituyentes ácidos: ácido fosfórico, ácido silícico, ácido sulfúrico están menos presentes en la ceniza, por lo que las cenizas pueden ser usados ​​para elevar el pH de un suelo ácido también.

2 – El suelo tiene una influencia considerable sobre la composición química de la ceniza. El eje se basa en los elementos de tierra que se adapten a que en una proporción de todo el más fuerte que son más abundantes allí. Así, en una castaña planta de mortero de cal absorber 15% de caliza menos si se plantan en suelo calcáreo.

3 – La naturaleza y cantidad de los minerales que forman las cenizas varían aiso con las diversas partes del árbol. La corteza contiene más de madera, ramas sobre el tronco y el tronco sobre las raíces. Sílice y cal son más abundantes en la corteza que en la madera, mientras que la potasa domina en la madera.

4 – Hubo también un cambio después de la temporada de la matanza. Si una sombra en verano, hay una mayor proporción de potasa y ácido fosfórico. Estos elementos que favorecen ciertos organismos de fermentación, Conservación de la madera que va a ser peor.

5 – ¿Dónde se localizan preferentemente elementos minerales? En algunos casos, estos elementos normalmente impregnan soluciones por las paredes celulares.

A veces se forman cristales visibles bajo el microscopio, en la cavidad de las células. Estos cristales de oxalato de cal, carbonato de calcio de sílice incluso a veces aparecen a simple vista.

6 – Las propiedades de la madera puede ser muy fuertemente influenciada por la presencia de minerales. El ácido fosfórico y potasa, en presencia de agua, y bajo temperatura adecuada, son alimento principal para molde.

Algunas personas mayores todavía pueden recordar el momento en que hicimos la colada con las cenizas de la madera y el uso de potasio naturales que contienen y la Edad Media, se introdujo la sosa necesaria para la fabricación de vidrio por medio de haya ceniza o ciertas hierbas especialmente ricos esto.

Lejía de ceniza, un detergente muy ecológico

La lejía o detergente de ceniza de madera se hace fácilmente utilizando los restos de madera quemada libre de tratamientos químicos. Las estufas y chimeneas proporcionan buena ceniza si no se queman en ellas restos procedentes de materiales diferentes a la madera y la celulosa. Cuanto más dura la madera mejor la calidad de la ceniza y mejor será nuestra lejía.

Procedimiento para hacer la lejía

Aunque esta lejía es más suave que la convencional hay gente que tiene cierta sensibilidad a la potasa y es importante utilizar guantes y gafas y evitar el contacto con la piel.

La ceniza se pasa por un tamiz para separar los trozos de carbón. Otra forma sería dejar que la ceniza se hunda y pasar un colador por el agua para recoger los restos de carbón. Mientras más blanca y calcinada está la ceniza, mejor detergente obtendremos.

El líquido es resbaladizo al tacto, lo que indica su poder como detergente, la forma de saber si está listo es con una patata o un huevo ponerlo en la mezcla si flota esta lista si se hunde se debe agregar más ceniza y volver a repetir el proceso esto se hace ante de filtrarlo.

Esta solución se utiliza como detergente líquido. La lejía de ceniza necesita ser diluida con agua caliente para su uso, similar a cualquier detergente líquido. Una lejía más fuerte puede ser preparada con una proporción de 1:3 de ceniza y agua. Se lleva a ebullición y después dejándolo reposar de 12 a 24 horas antes de decantar la solución clara del agua de lejía. El agua de lejía se embotella para guardarla, evitando confusiones al reutilizar botellas usadas (producto toxico por ingestión)

Usos del detergente de ceniza:

Lava ropa y todos los utensilios que deban de estar higiénicos (coladores, paños etc) incluso en lavadoras automáticas.

Excelente para la limpieza de verduras frescas, legumbres, raíces etc. … Tanto para quitar restos de productos químicos como para la limpieza de insectos y otros animales que se encuentran habitualmente, así como las bacterias dañinas. Puede ser utilizado para toda la limpieza de la casa. Desde la cocina y la vajilla hasta la ropa y las estancias….

Limpieza en profundidad de utensilios y telas

Este método se puede utilizar para quitar los residuos químicos o tóxicos encontrados en fibras comerciales naturales, incluyendo el algodón, el lino, el bambú, el cáñamo etc. Éstos incluyen los compuestos indeseables que se pueden haber utilizado o formado durante el crecimiento, el proceso o almacenaje de las fibras naturales y los materiales o los utensilios.

La fibra natural o el utensilio se pone en una olla y es cubierta con una solución de ceniza de madera, se lleva a ebullición y se hierve a fuego lento por cerca de 2 minutos, revolviendo el material continuamente con una cuchara. Quita el material y aclara bien con agua fría.

La fibra natural o el utensilio se pone en una olla y es cubierta con una solución de 1/3 taza de vinagre no pasterizado por cada 4 tazas de agua. Se deja reposar a temperatura ambiente de 12 a 24 horas. Quita y aclara bien con agua caliente.

Conoce cómo el uso de la lejía daña la capa de ozono

La combinación de la lejía con polvos limpiadores resulta mortal. Además de ello puede irritar las mucosas, pudiendo dañar de esa forma los pulmones.

Actualmente hay una preocupación por la capa de ozono, ya que se está deteriorando debido a los productos químicos, como la lejía que es muy utilizada en casa.

El ingeniero y magíster en Ciencias Ambientales Alberto Huiman Cruz sostiene que los compuestos clorados, como el hipoclorito sódico que se encuentra en la mayoría de las lejías, emiten vapores tóxicos que irritan las mucosas, pudiendo dañar los pulmones.

“La lejía quema la piel y es tóxica por ingesta. Una vez en el medio ambiente puede formar sustancias organocloradas. Algunos polvos limpiadores contienen amoníaco, por eso no deben mezclarse con lejía, pues estos emiten aminas cloradas tóxicas en forma de gases”, señala el experto.

La lejía y el amoniaco contaminan el agua y destruyen las bacterias beneficiosas que descomponen las aguas residuales.

Limpiar con lejía en casa puede causar problemas respiratorios a los niños.

El 72% de los participantes españoles reportaron utilizarla en el hogar.

Los resultados indicaron que la frecuencia de infecciones es mayor en niños cuyos padres emplean lejía con regularidad para limpiar la casa en los países encuestados: España, Finlandia y Países Bajos.

Usar lejía en el hogar puede causar más infecciones respiratorias en niños

Investigadores del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) de Barcelona aseguran que la exposición pasiva a la lejía en el hogar durante la niñez puede vincularse a tasas más elevadas de infecciones respiratorias y de otros tipos.

Los resultados del estudio, que publica la revista ‘Occupational & Environmental Medicine’, son modestos pero preocupantes para la salud pública, según sus autores, ante el uso generalizado de productos de limpieza que contienen cloro para la desinfección del hogar.

Para el trabajo se analizó el impacto potencial de la exposición a lejía en el hogar de más de 9.000 niños de entre 6 y 12 años asistentes a 19 escuelas en Utrecht (Países Bajos), 17 escuelas en el este y centro de Finlandia, y 18 escuelas de Barcelona.

En todos los casos se pidió a los padres que completaran un cuestionario sobre la frecuencia de infecciones como gripe, amigdalitis, sinusitis, bronquitis, otitis y neumonía que sus hijos habían tenido en los últimos 12 meses. También se les preguntó si utilizaban lejía para limpiar sus hogares al menos una vez por semana.

De este modo, vieron como el uso de lejía es común en los hogares españoles (72% de los participantes reportaron utilizarla en el hogar) y raro (7%) en los finlandeses. Asimismo, este producto se utiliza en la limpieza de todas las escuelas españolas participantes, mientras que en Finlandia ninguna escuela del estudio utiliza lejía para la limpieza.

Después de tener en cuenta los factores influyentes, como el tabaquismo pasivo en el hogar, la educación de los padres, la presencia de moho del hogar y el uso de lejía para limpiar la escuela, los resultados indicaron que la frecuencia de infecciones es mayor en niños cuyos padres emplean lejía con regularidad para limpiar la casa, en los tres países.

“Estas diferencias fueron estadísticamente significativas para la gripe, las amigdalitis y cualquier infección”, según ha reconocido Lidia Casas, primera autora del estudio e investigadora del CREAL, el centro de la alianza ISGlobal y el Centre Environment and Health (KULeuven, Bélgica).Más riesgo de amigdalitis que de gripe

En concreto, el riesgo de sufrir un episodio de gripe en el año anterior fue un 20 por ciento superior, mientras que el de amigdalitis recurrente era un 35 por ciento mayor entre los niños cuyos padres emplean lejía para limpiar el hogar.

Del mismo modo, el riesgo de haber sufrido cualquier infección de forma recurrente en el último año fue un 18 por ciento mayor entre los niños cuyos padres usan lejía al menos una vez por semana en el hogar.

Los autores reconocen que se trata de un estudio observacional, por lo que no se pueden extraer conclusiones definitivas sobre causalidad. Además, destacan varias limitaciones a tener en cuenta para la interpretación de los resultados de su investigación.

“No tenemos información sobre el uso de otros productos de limpieza en el hogar, y sólo se ha recogido información básica del uso de lejía en el hogar, por lo que es difícil diferenciar los niveles de exposición”, ha añadido Jan-Paul Zock, coordinador del estudio e investigador del CREAL y el Netherlands Institute for Health Services Research (NIVEL) de Utrecht (Holanda). Respalda hallazgos previos.

No obstante, reconoce que sus hallazgos respaldan otros estudios que indican la existencia de un vínculo entre la utilización de productos de limpieza y síntomas respiratorios e inflamación.

Además, el autor reconoce que la alta frecuencia de uso de productos de limpieza desinfectantes, debido a la creencia errónea (y reforzada por la publicidad) de que los hogares deben estar libres de microbios, hace que los efectos observados en el estudio sean, en realidad, “preocupantes para la salud pública”.

Como posible mecanismo que explique los resultados del estudio, los investigadores sugieren que las propiedades irritantes de compuestos volátiles o transportados por el aire generados durante el proceso de limpieza pueden dañar el revestimiento de las células pulmonares.

Un daño que puede provocar inflamación y hacer más fácil que las infecciones se afiancen, de modo que “la lejía podría actuar suprimiendo nuestro sistema inmune”, según apuntan.

Objective

To elaborate a bleach based on ashes of fuelwood.

Justification

Hypothesis

If we manage to elaborate a bleach based on ashes of fuelwood, then we might replace commercial bleaches with high price for a housekeeper and with low price.

Method (materials and procedure)

Materials.

  • 250 g of wood ash.
  • 150 ml of distilled water.
  • A saucepan with a capacity of 2.5 L
  • A glass container with a capacity of 1.5 L.
  • A medium sieve.
  • A medium funnel
  • 2 sheets of filter paper for coffee machine.
  • A Bunsen burner
  • A tripie
  • 250 ml beaker.
  • A rod
  • Transparent cylindrical container for 250 ml bleach.
  • A potato.

Process.

  1. Pour the 250 g of wood ash as well as the 150 ml of distilled water into the glass container.
  2. With the help of the rod, stir the two elements until it turns gray.
  3. Remove the particles that float in the substance leaning on the strainer.
  4. Pour the substance into the saucepan.
  5. Turn on the lighter and place the tripie on top to later place the pan.
  6. Leave the saucepan on fire for 20 minutes at medium heat.
  7. Insert the two sheets of filter paper into the funnel.
  8. With the help of the funnel pour the substance of the pan into the transparent container.
  9. Let stand for 24 hours.
  10. Finally remove the particles that may remain in the background

 

Results

400 milliliters of bleach were obtained, with a yellowish very clear color, without smell. The prices of the materials that we use are accessible. The price of our product approximately is 25 per liter. With a duration approximately of 3 m ² as use of disinfectant at home; or approximately 5 loads of clothes using the washer.

Discussion

Conclusions

Bibliography

Mr. Clean Productos de Limpieza. LEJÍA COMERCIAL, disponible en https://todolimpio.jimdo.com/productos/lej%C3%ADa-comercial/, consultado el 22/01/18

Eco Diva.  Los peligros de la lejía, disponible en http://www.ecodiva.es/blog/2015/01/19/los-peligros-de-la-lejia/, consultado el 22/01/18

Econologie. Composición de ceniza de leña, disponible en https://es.econologie.com/composici%C3%B3n-de-la-ceniza-de-le%C3%B1a/, consultado el 22/01/18

Ecocosas. Lejía de ceniza, un detergente muy ecológico, disponible en, https://ecocosas.com/ecologia-hogarena/lejia-de-ceniza-un-detergente-muy-ecologico/, consultado el 22/01/18

FENALYD (Federación Nacional Asociaciones Fabricantes de Lejía y Derivados). Historia de la lejía, disponible en http://fenalyd.com/index.php?m=Historia, consultado el 23/01/18

La Información. Limpiar con lejía en casa puede causar problemas respiratorios a los niños, disponible en https://www.lainformacion.com/salud/limpiar-con-lejia-en-casa-puede-causar-problemas-respiratorios-a-los-ninos_39RMIpeAym17VYbiAfWu27/, consultado el 23/01/18