Medicina y Salud

Elaboración de un jabón biodegradable antialergénico a base de leche de cabra para el cuidado de la piel

  • Categoría: Pandilla Juvenil (1ro. 2do. y 3ro. de nivel Secundaria)
  • Área de participación: Medicina y Salud
  • Asesor: MARISA CALLE MONROY
  • Equipo [ ]: Juan Gerardo Mendoza Núñez(Chichen-itzá) , Diana Denise Ortiz Trujeque(Chichen-itzá) , Sergio Alejandro García Ventura(Chichen-itzá)

Resumen

Pregunta de Investigación

¿Cómo elaborar un jabón biodegradable a base de leche de cabra?

Planteamiento del Problema

La leche de cabra es una bebida de origen natural lleno de beneficios y propiedades nutritivas. A diferencia de otras leches, posee unos glóbulos grasos, conocidos también como lipoproteínas  de tamaño muy pequeño . Al ser tan pequeños transportan con mayor facilidad los nutrientes y el agua interior de nuestra piel recorrido que que se lleva acabo a través de las membranas celulares,  brinda humectación,  proteínas reparadoras y minerales en cantidades que otros componentes no ofrecen.

los productos enriquecidos con leche de cabra son ricos en proteínas,  ácidos orgánicos , lípidos, carbohidratos y vitaminas, cuyos principios activos estimulan la síntesis de colágeno,  la elastina y activan la regenarción cutánea y corporal.

para estas y otras propiedades físico-químicas es ampliamente utilizada  como materia prima para la elaboración de cosméticos y fundamental mente jabones  y cremas humectantes,  por la forma en la que se encuentra sus glóbulos, lo que la convierte en un ingrediente ideal para la elaboración de estas.

Antecedentes

Aunque la leche de vaca sigue siendo una de las bebidas diarias más comunes en América, es interesante anotar que también puede ser la razón por la que muchos americanos sufren gases, inflamación, mucosidad y otras formas de indigestión.

Además, en un mundo donde la vaca común está llena de hormonas del crecimiento, antibióticos, alimentos genéticamente modificados, vacunas y está expuesta a condiciones tóxicas, con razón muchos humanos padecen los efectos negativos de consumir leche pasteurizada de vaca.

Por Qué Usted Debe de Evitar la Leche de Vaca y Comenzar a Beber Leche de Cabra

La leche de cabra es una alternativa mucho más sana, especialmente si se consume entera y de una buena fuente orgánica. El Departamento de Fisiología de la Universidad de Granada ha puesto de “manifiesto que la leche de cabra posee más propiedades beneficiosas para la salud que la de vaca”. En el artículo publicado en Andalucía Investiga, aprendemos que la leche de cabra “ayuda a prevenir la anemia ferropénica (falta de hierro) y la desmineralización ósea (osteomalacia)”. Se estima que alrededor de 2% de la leche que se consume en el mundo viene de la cabra, no de la vaca. La mayoría de la gente que bebe esta leche no es gorda y no tiene alergias ni trastornos digestivos.

Los 11 Beneficios de la Leche de Cabra

La leche de cabra brinda una amplia gama de beneficios para la salud y no tiene los efectos negativos secundarios de la leche normal de vaca.

  1. Anti-Inflamatorio Natural

Algunos estudios sugieren que uno de los principales beneficios de la leche de cabra es que puede tener propiedades anti-inflamatorias. Esa es otra razón por la cual es más fácil para la gente que padece inflamación de colon, beber leche de cabra, en vez de leche de vaca.

  1. Ambientalmente Inofensivo

Las cabras requieren mucho menos espacio y alimento que las vacas. Comúnmente usted puede criar seis cabras en el mismo terreno en el que cría dos vacas.

  1. Agente metabólico

Estudios hechos en el USDA y en la Universidad Prairie View A&M, vinculan la leche de vaca a una mayor habilidad para metabolizar el hierro y el cobre, especialmente entre individuos que tienen limitaciones digestivas y de absorción. Además de beber leche de cabra, puede tomar un suplemento de enzimas digestivas para ayudar con esto.

  1. Bio-disponibilidad

Otro beneficio para la salud de la leche de cabra es que se parece más a la leche materna humana que la leche de vaca. Por su configuración química, que es más parecida a la leche humana, es más fácil digerirla y asimilarla en el cuerpo humano.

  1. Menos Grasa

La leche de cabra es una estupenda opción para la gente que quiere perder peso. Tiene menos grasa y sigue preservando los niveles elevados de proteínas y aminoácidos esenciales que contiene la leche de vaca.

  1. Alto en Ácidos Grasos

Aunque la leche de vaca tiene diecisiete por ciento de ácidos grasos, la leche de cabra tiene un promedio de treinta y cinco por ciento, por lo que es más nutritiva. De hecho, hasta el 50% de la gente que es intolerante a la lactosa de la leche de vaca observan que pueden digerir fácilmente la leche de cabra, en especial si es entera.

  1. Rica en Calcio

Mucha gente se preocupa por beber leche de vaca porque contiene calcio y porque ayuda evitar la pérdida de masa ósea. La leche de cabra también ofrece niveles elevados de calcio, el aminoácido triptófano, y menos efectos secundarios que beber leche de vaca. Es solo uno de los diversos alimentos ricos en calcio.

  1. Anti-Mucosidad

Mientras que la leche de vaca es una causa común de alergias y de exceso de mucosa, la leche de cabra es todo lo contrario. La leche de vaca contiene mucha grasa, que puede aumentar la concentración de mucosa. Además, los glóbulos de grasa en la leche de cabra son una novena parte del tamaño de los que se encuentra en la leche de vaca, esta es otra razón por la cual no produce irritación en el estómago.

  1. Ultra-nutritiva

En la medicina naturopática, las cabras son referidas como animales sódicos bio-orgánicos. También están relacionados con el vigor, la flexibilidad y la vitalidad. Las vacas son animales de calcio conocidos por su estabilidad y su peso. El sodio bio-orgánico es un elemento importante para mantener el movimiento y la agilidad de las articulaciones. La leche de cabra tradicionalmente ha sido usada en las culturas medicinales para alimentar y regenerar el sistema nervioso. La leche de vaca también es muy densa en nutrientes. Tiene hasta un 35% de sus necesidades diarias de calcio en una sola taza. Como es extremadamente alta en riboflavina, solo una taza de leche de cabra ofrece el 20% de sus necesidades diarias. Agregue a ello grandes cantidades de fósforo, Vitamina B12, proteína y potasio. De hecho, el propio Gandhi restauró su salud (en inglés) luego de períodos extremadamente largos de ayunar con leche entera de cabra.

  1. Menos tóxica que la Leche de Vaca

La mayoría de la leche de vaca está llena de hormonas bovinas del crecimiento al igual que una sustancia llamada somatotropina bovina, una hormona que es específica para aumentar la producción de leche de manera no natural; las cabras casi no son tratadas con esas sustancias. Dado a que no se produce dentro del espectro de la agricultura en masa, la leche de cabra es más nutritiva y menos tóxica para usted.

  1. Puede Fortalecer su Sistema Inmunológico

La leche de cabra tiene selenio, un mineral de rastreo esencial y clave para mantener fortalecido el sistema inmunológico y funcionando correctamente.

Estos son apenas unos cuantos beneficios de la leche de cabra. Además de contener más nutrientes necesarios para su cuerpo que la leche de vaca, la leche de cabra ofrece menos aditivos que la leche de vaca. La opción es evidente. Si usted va a tomar leche, opte por lo más sano.

Dr. Edward F. Group III, DC, ND, DACBN, DABFM

La leche de cabra es un producto con excelentes beneficios para la piel, con propiedades maravillosas para disfrutar de una belleza más natural. Descubre sus cualidades más importantes.

Beneficios de la leche de cabra para la piel

La leche de cabra se convierte en una bebida de origen animal lleno de beneficios y propiedades nutritivas. Es más, se constituye como una excelente alternativa a la leche de vaca, sobre todo para personas a los que no les sienta tan bien el consumo de este tipo de bebida por su mayor cantidad en lactosa, aportando incluso un mayor número de nutrientes esenciales. Pero, además de sus cualidades nutritivas, ¿sabías que es ideal para regenerar y cuidar nuestra piel?.

Utilizada desde tiempos remotos, sobre todo en los países del Mediterráneo, en la actualidad está siendo cada vez más demandada en cosmética por sus excelentes resultados. Pero antes de continuar hablando de sus buenos resultados en el mundo de la cosmética te invitamos a saber un poco más acerca de los beneficios y propiedades que la leche de cabra aporta a nuestro organismo.

Descubre las propiedades de la leche de cabra para la belleza

La leche de cabra resulta ser más rica en nutrientes que la leche de vaca, y el PH que contiene esta leche comparte características muy similares a nuestra epidermis. Esta característica del PH contribuye a restablecer el equilibrio natural de nuestra piel actuando como defensa frente a las posibles bacterias que entraran en contacto con la piel.

La leche de cabra a diferencia de otras leches posee unos glóbulos grasos, conocidos también como lipoproteínas de tamaño muy pequeño. Al ser tan pequeños transportan con mayor facilidad los nutrientes y el agua al interior de nuestra piel recorrido que se lleva a cabo a través de las membranas celulares.

Es recomendada sobre todo para cuidar tanto las pieles maltratadas como las pieles más sensibles, y en general es apta para todo tipo de pieles.

En el mercado hay una buena oferta de productos cosméticos que contienen leche de cabra, desde cremas faciales y corporales hasta lociones y shampoos. Te invitamos a atreverte y probarlos, sus beneficios te sorprenderán.

Por Nueva Mujer – miércoles 13 de abril del 2016, a las 11:28

Por Valeska Silva P.

Durante miles de años la tradición oral ha transmitido una multitud de recetas y mascarillas realizadas a base de leche, fundamentalmente porque su suero contiene una proteína que estimula el colágeno de la piel. De hecho, quién no ha oído hablar de Cleopatra, la famosa reina de Egipto, y su gran secreto mágico, “los baños de leche”.

PUBLICIDAD

En este sentido, todas las leches proporcionan nutrientes al entrar en contacto con la piel. Pero las lipoproteínas de la leche de cabra ayudan en especial al paso de nutrientes y de agua a nivel celular. Como es fácilmente absorbida por la piel, brinda humectación, proteínas reparadoras y minerales en cantidades que otros componentes no ofrecen.

Otra característica propia de la leche de cabra es que es rica en oligoelementos como cobre, zinc, fósforo y titanio, y minerales como calcio, magnesio, potasio y hierro. El ácido de la leche de cabra, en tanto, es perfecto para limpiar con suavidad e hidratar todo tipo de piel, especialmente las más secas y sensibles. Su composición la hace muy indicada para pieles dañadas y alérgicas, con patologías como dermatitis y psoriasis.

Más: Leche de cabra para recuperar tu pelo del verano ¿Te atreves?

Por estas y otras propiedades físico-químicas es ampliamente utilizada como materia prima para la elaboración de cosméticos y, fundamentalmente, cremas humectantes. ¿Por qué? Por la forma en que se encuentran sus glóbulos –naturalmente homogeneizados en el fluido lácteo–, lo que la convierte en un ingrediente ideal para la elaboración de éstas. Dentro de sus principales bondades ayuda a retener la humedad, nutre y suaviza, por lo que es considerado un ingrediente de gran valor cosmético.

Los productos enriquecidos con leche de cabra son ricos en proteínas, ácidos orgánicos, lípidos, carbohidratos y vitaminas, cuyos principios activos estimulan la síntesis de colágeno, la elastina y activan la regeneración cutánea y corporal. Como consecuencia, se obtiene una piel más flexible y elástica, además de suave lisa y luminosa.

Más maravillas

La lista de beneficios no termina ahí. Contiene vitaminas A, B6, B12 y E; la A es un conocido antioxidante y ayuda a retrasar los efectos del envejecimiento y las manchas; la vitamina B12 también es un antioxidante, esencial para el cuidado de la piel, las uñas y el cabello, y la E actúa en las células como antioxidante, protegiéndolas de los radicales libres.

¿Ya quieres probar? Anota estos nombres

* Azahares del Huerto, microempresa que se inició el año 2002 en la comuna de Tiltil. Está formada por seis mujeres que con mucho esfuerzo y dedicación lograron desarrollar jabones totalmente naturales en forma artesanal. Mercedes Gómez, una de ellas, cuenta que la leche de cabra que utilizan para elaborar sus productos proviene de un criadero de cabras de raza Saanen, cuya ordeña se realiza mediante máquinas, obteniendo así una mejor higiene y calidad. Realizan productos 100% naturales elaborados con leche de cabra, aceites, hierbas y esencias naturales sin alcohol, químicos ni colorantes. Ofrecen jabones en barra y líquidos, cremas faciales y corporales, destacando sus jabones de coco, avena y árbol de té; y su crema facial con aloe vera.

Con motivo de haber conocido la aparición en algunos medios de comunicación de una información diciendo que la leche de cabra puede ser una alternativa para los niños alérgicos a proteínas de leche de vaca, la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) ha informado de forma expresa este mes que está contraindicada la leche de cabra o productos derivados de la misma para la alimentación de niños alérgicos a la leche de vaca debido a que ambas leches comparten muchas proteínas, y el consumo de leche de cabra por parte de personas alérgicas a la leche de vaca puede provocar reacciones alérgicas que pueden llegar a ser de extrema gravedad.

En efecto, existen múltiples proteínas diferentes en la leche de vaca, más de 40, y cualquiera de ellas puede ser la responsable de la alergia, si bien no todas, por supuesto, tienen la misma relevancia desde el punto de vista epidemiológico: los alérgenos predominantes en la leche (los más frecuentemente responsables de la alergia) son las caseínas, la beta-lactoglobulina y la alfa-lactoalbúmina. La leche de otros mamíferos contiene proteínas con estructuras y propiedades biológicas similares a las de la leche de vaca, y, por tanto, puede producir reacciones cruzadas. La homología de proteínas es muy alta con la leche de oveja y de cabra (80-90 %): de hecho, cuantificadas en conjunto, la leche de cabra y la leche de oveja tienen incluso más cantidad (proporcionalmente, medida en gramos por litro) de esas proteínas alergénicas mencionadas arriba que la leche de vaca. El siguiente cuadro, tomado del trabajo Aspectos nutricionales de la leche de cabra y sus variaciones en el proceso agroindustrial, de Chacón Villalobos (publicado en Agronomía Mesoamericana en 2005), muestra una comparación de la composición de esta leche con la de vaca y la humana:

Es por eso que la mayoría de los pacientes con alergia a las proteínas de la leche de vaca tampoco toleran estos tipos de leche: en el caso concreto de la leche de cabra, nada menos que un 92 % de los pacientes con alergia a las proteínas de la leche de vaca no la toleran.

Por ello, es aconsejable evitar esta leche y sus derivados (como el queso de cabra) si se padece alergia a las proteínas de la leche de vaca.  De hecho, así lo vienen advirtiendo reiteradamente las sociedades científicas como la SEICAP en sus documentos de posicionamiento y en sus guías clínicas.

Si quieres conocer con detalle la composición de la leche de cabra, pulsa sobre la imagen (se trata del cuadro Ordeñando la cabra, del artista griego Nikolaos Vokos):

En Egipto los cosméticos no eran ningún lujo, sino algo al alcance de todos. La única diferencia estaba en la calidad de los productos utilizados. Tanto hombres como mujeres seguían las últimas modas en peinados y maquillaje, que no solo usaban por razones estéticas, sino también terapéuticas, pues pensaban que los ungüentos tenían efectos mágicos y curativos. Los cosméticos ayudaban a proteger la piel contra el ardiente sol de Egipto, y otra curiosa ventaja es que repelían a las moscas. De hecho se les daba tanta importancia que incluso eran admitidos por los trabajadores como complemento salarial.

La base solía ser el aceite, extraído del fruto del balanites aegyptiaca o de la moringa y mezclado con sustancias que servían de pigmento. Todo se molía y se mezclaba con goma o con agua hasta hacer una pasta fácil de aplicar. Había maquillaje blanco, negro elaborado con carbón, plomo, galena o pirolusita; verde a base de malaquita machacada, rojo que se aplicaba a labios y mejillas y azul extraído del lapislázuli. Con alheña (henna) teñían las uñas de amarillo o naranja. El color de las uñas, por cierto, indicaba el status social: para la nobleza eran oscuras, y para las clases bajas se pintaban en colores claros.

Aplicaban Kohl a los ojos con un palillo. Esto era, además, un buen método para retener el polvo y la arena y evitar que entrase en los ojos. Maquillaban tanto el párpado inferior como el superior, extendiéndolos con una línea, y las cejas se pintaban de negro. La mayoría de la gente se maquillaba personalmente, pero aquellos que podían permitírselo recurrían a profesionales tanto para los cosméticos como para la manicura o pedicura.

Hombres y mujeres egipcios se preocupaban mucho por su aspecto. Vigilaban su peso, para lo cual comían más fruta y vegetales y menos carne de lo que se hace hoy día. Las mujeres eran de baja estatura, y procuraban mostrarse delgadas, con bustos bien redondeados, cinturas finas, caderas rotundas y vientres planos. También los hombres solían ser delgados, llegando a parecer frágiles en ocasiones.

Incluso después de muerto era preciso cuidar el aspecto. Cuando uno comparecía ante los dioses debía observar ciertas normas en la vestimenta y el maquillaje para causar buena impresión: según el capítulo 125 del Libro de los muertos, era necesario que se presentara limpio, calzado con sandalias blancas, los ojos pintados y ungido con el mejor aceite de mirra. Debido a la importancia que se concedía a los cosméticos en el Más Allá, estos se encontraban entre las ofrendas que se dejaban en las tumbas.

Los recipientes de los cosméticos forman parte de los primeros hallazgos arqueológicos. En Saqqara aparecieron fragmentos de un cofre con 30 compartimentos para ungüentos. Las vasijas que contenían los productos de belleza al principio fueron fabricadas en granito y basalto, y más tarde de alabastro, aunque también se encuentran otros materiales como el marfil. Se cubrían con trozos de cuero atados a su cuello.

Como secretos de belleza empleaban a veces curiosos preparados, como por ejemplo excrementos de cocodrilo en baños de barro, en la creencia de que eso reafirmaba y tonificaba la piel. También recurrían a la leche y la miel, por considerar que dejaban la piel tersa y fina. Para protegerse de los estragos del sol se frotaban la piel con aceites hidratantes y masticaban raíces de la planta llamada amni majus. Combatían las arrugas frotándose aceite de oliva, sésamo y almendras, mezclado con otras sustancias aromáticas. El papiro Ebers menciona al respecto una receta compuesta por incienso, cera, aceite de moringa y ciprés. Las mujeres egipcias, por cierto, tampoco descuidaban evitar la aparición de estrías durante el embarazo, para lo que resultaba eficaz un aceite elaborado con moringa.

Los perfumes egipcios eran famosos en todo el Mediterráneo. Plinio habla de uno que aún conservaba toda su fragancia al cabo de ocho años. Los elaboraban fundamentalmente a base de plantas: raíces, hojas o flores de alheña, canela, trementina, lirios, rosas, y almendras amargas se empapaban en aceite y a veces se sometían a un proceso de cocción. Se extraía la esencia exprimiendo la mezcla y se añadía aceite para producir el perfume líquido, mientras que para cremas y ungüentos se agregaba cera o grasa. Muchos perfumes estaban compuestos por más de una docena de ingredientes. La mirra y las maderas se traían de África oriental y de Arabia, y eran artículos sumamente caros. Solo los más ricos podían permitírselo, eso cuando no estaban reservados para el uso exclusivo de los dioses.

Para evitar los piojos solían afeitarse la cabeza. Utilizaban pelucas, a veces elaboradas con cabello humano, pero normalmente tenían que conformarse con mezclar pelo de caballo, hojas de palmera, paja, lana de oveja o fibras vegetales. Llevaban extensiones y trenzas, y cuanto más elaborada y de mejor calidad fuera la peluca, mayor status social denotaba. La de una mujer se suponía que realzaba su sensualidad, y solía ser mucho más compleja y larga que la de los hombres. Durante el Imperio Antiguo se dividían en tres secciones: una que colgaba por la espalda y otras dos que descendían por ambos lados de la cabeza cayendo sobre los senos, pero en el Imperio Nuevo fueron más cortas y con bucles. Era común que las pelucas aparecieran teñidas y aromatizadas. Los colores podían ser rubio, verde o dorado, pero los preferidos eran el negro y el añil.

Los peinados solían ser bastante elaborados, y requerían muchas horquillas. También podía adornarse el cabello con peinetas y joyas. Sobre ellas los nobles llevaban a veces un tocado hecho a base de minerales raros y joyas.

El cráneo se frotaba con aceites perfumados después de lavarlo, pero más peligrosos que los piojos eran los parásitos que anidaban en las ropas y en el cuerpo, y que podían transmitir enfermedades como el tifus. Según Herodoto, los sacerdotes se depilaban todo el cuerpo para librarse de ellos. Además los egipcios consideraban un signo de impureza la abundancia de vello. De hecho, los hombres rara vez exhibían algo más que un fino bigotito y una perilla, prefiriendo la mayoría ir completamente rasurados. Tampoco les gustaba el vello en el pecho, y a veces ni siquiera en las piernas. Para el afeitado utilizaban pinzas, cuchillos o navajas, y aceite como loción. Las prostitutas y bailarinas eliminaban el vello de los brazos y partes íntimas. Para asegurar la máxima eficacia de la depilación, se aplicaba primero una crema para suavizar la piel.

El tatuaje, normalmente a base de alheña, se consideraba erótico. Especialmente bailarinas, sirvientas y prostitutas exhibían tatuajes en diversas partes de su cuerpo.

Los antiguos egipcios tenían una extraordinaria fijación con la limpieza. Los baños eran una especie de ritual, sobre todo para las mujeres. Aquellos que no tenían demasiado acceso a una higiene en condiciones sufrían el mayor de los desprecios. Se bañaban con natrón, también empleado en el proceso de momificación, pero con el tiempo fue sustituido por jabones de importación que eran luego perfeccionados en Egipto. Las clases más altas podían bañarse en sus propios domicilios, mientras que la mayoría se bañaba en el Nilo. En Tebtunis se han excavado unos baños públicos que contaban con duchas, lavabos de piedra y un horno para calentar el agua. Se secaban con toallas de lino, complementaban el baño con masajes de esencias aromáticas y además tenían pastillas para el aliento y desodorantes a base de terebinto, incienso y perfumes. Friccionaban sus cuerpos con la mezcla para eliminar el mal olor corporal, que consideraban inaceptable. Para más refinamiento, había exfoliantes fabricados con polvo de alabastro, sal del Bajo Egipto y miel.

A veces se ponían sandalias de cuero adornadas con cuentas y joyas, pero normalmente caminaban descalzos, por lo que los pies se ensuciaban mucho. Por eso las clases altas tenían bañeras de madera o de barro para los pies.

El desnudo no era ofensivo. Por el contrario, había varios trabajos que requerían que la gente no llevara ropa. Era el caso de los pescadores y de otros trabajadores manuales. A las clases altas, sin embargo, les gustaba lucir ropa a la última moda. Esta cambiaba mucho, pero siempre incluía joyas. Incluso los pobres las llevaban, aunque no de oro ni piedras preciosas. No se trataba solamente de un elemento decorativo, sino que normalmente eran también un amuleto.

Objetivo

Elaborar un jabón a base de leche de cabra para el cuidado de la piel.

Justificación

La leche de cabra es un derivado de los lácteos, el cual tiene propiedades, para el cuidado , el poseer pocas grasas y tener nutrientes como vitamina E, es una excelente vía para un efecto de rejuvenecimiento de la piel.

La leche de cabra es considerada como antalergénica porque contiene niveles muy bajos de lactosa, que es el azúcar que contiene la leche, este lácteo se utiliza desde épocas antiguas, como en el antiguo Egipto, donde los faraones y las personas con influencia económica se bañaban en leche de cabra para mantener su piel hidratada en todo momento y les rejuvenecía la piel, la piel, por lo cual, era una de las razones por las que eran considerados dioses vivientes.

Queremos utilizar la leche de cabra para elaborar un jabón como alternativa para el cuidado de la piel, por desgracia, algunas personas no conocen su uso y daríamos una alternativa más saludable para el cuidado del medio ambiente.

Hipótesis

Si logramos elaborar un jabón biodegradable a base de leche entonces obtendremos una alternativa de un producto que favorezca el cuidado y nutrición de la piel.

Método (materiales y procedimiento)

Material:

200 ml de leche de cabra.

680 ml de aceite de oliva virgen.

85 gr. de sosa caustica en escamas.

Esencia de naranja.

1 mechero de Bunsen.

1 agitador.

1 gotero.

1 balanza granataria.

Cámara.

1 pocillo

1 molde

1 vaso de precipitados de un litro.

Procedimiento:

  1. Con la balanza granataria se pesa la sosa caustica para tener la cantidad exacta.
  2. Colocar la leche en el pocillo y agregar la sosa caustica.
  3. Con el agitador revolver hasta que se disuelva correctamente.
  4. Con el mechero de Bunsen calentar el aceite de oliva por 10 minutos
  5. Agregar el aceite de oliva a la mezcla con el agitador.
  6. Al final se deben agregar unas gotas de esencia de naranja con el gotero.
  7. Vertir el contenido en el molde y dejar reposar 2 días, luego desmoldar y dejar reposar por 30 días.

Galería Método

Resultados

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

Bibliografía

Los beneficios de la leche de cabra en la piel:Disponible en: https://www.natursan.net/los-beneficios-de-la-leche-de-cabra-para-la-piel/, consultado el 19 de Enero, 2017

Sorprendete leche de cabra:Disponible en: https://www.nuevamujer.com/belleza/2016/04/13/sorprendete-beneficios-leche-cabra-sirve.html, consultado el 19 de Enero, 2017

Los beneficos de la leche de  cabra: Disponible en: https://www.natursan.net/los-beneficios-de-la-leche-de-cabra-para-la-piel/, consultado el 19 de Enero, 2017

Leche de cabra beneficios usos cosmetica:Disponible en: https://galakia.com/leche-de-cabra-beneficios-usos-cosmetica/, consultado el 19 de Enero, 2017

El alergeno del mes la leche de cabra:Disponible en: http://alergiayasma.es/el-alergeno-del-mes-la-leche-de-cabra/, consultado el 19 de Enero, 2017

Secretos de belleza ene el antiguo Egipto:Disponible en: http://themaskedlady.blogspot.mx/2011/11/secretos-de-belleza-en-el-antiguo.html, consultado el 19 de Enero, 2017



Elaboración de un jabón biodegradable antialergénico a base de leche de cabra para el cuidado de la piel

Summary

Research Question

Problem approach

Background

Aunque la leche de vaca sigue siendo una de las bebidas diarias más comunes en América, es interesante anotar que también puede ser la razón por la que muchos americanos sufren gases, inflamación, mucosidad y otras formas de indigestión.

Además, en un mundo donde la vaca común está llena de hormonas del crecimiento, antibióticos, alimentos genéticamente modificados, vacunas y está expuesta a condiciones tóxicas, con razón muchos humanos padecen los efectos negativos de consumir leche pasteurizada de vaca.

Por Qué Usted Debe de Evitar la Leche de Vaca y Comenzar a Beber Leche de Cabra

La leche de cabra es una alternativa mucho más sana, especialmente si se consume entera y de una buena fuente orgánica. El Departamento de Fisiología de la Universidad de Granada ha puesto de “manifiesto que la leche de cabra posee más propiedades beneficiosas para la salud que la de vaca”. En el artículo publicado en Andalucía Investiga, aprendemos que la leche de cabra “ayuda a prevenir la anemia ferropénica (falta de hierro) y la desmineralización ósea (osteomalacia)”. Se estima que alrededor de 2% de la leche que se consume en el mundo viene de la cabra, no de la vaca. La mayoría de la gente que bebe esta leche no es gorda y no tiene alergias ni trastornos digestivos.

Los 11 Beneficios de la Leche de Cabra

La leche de cabra brinda una amplia gama de beneficios para la salud y no tiene los efectos negativos secundarios de la leche normal de vaca.

  1. Anti-Inflamatorio Natural

Algunos estudios sugieren que uno de los principales beneficios de la leche de cabra es que puede tener propiedades anti-inflamatorias. Esa es otra razón por la cual es más fácil para la gente que padece inflamación de colon, beber leche de cabra, en vez de leche de vaca.

  1. Ambientalmente Inofensivo

Las cabras requieren mucho menos espacio y alimento que las vacas. Comúnmente usted puede criar seis cabras en el mismo terreno en el que cría dos vacas.

  1. Agente metabólico

Estudios hechos en el USDA y en la Universidad Prairie View A&M, vinculan la leche de vaca a una mayor habilidad para metabolizar el hierro y el cobre, especialmente entre individuos que tienen limitaciones digestivas y de absorción. Además de beber leche de cabra, puede tomar un suplemento de enzimas digestivas para ayudar con esto.

  1. Bio-disponibilidad

Otro beneficio para la salud de la leche de cabra es que se parece más a la leche materna humana que la leche de vaca. Por su configuración química, que es más parecida a la leche humana, es más fácil digerirla y asimilarla en el cuerpo humano.

  1. Menos Grasa

La leche de cabra es una estupenda opción para la gente que quiere perder peso. Tiene menos grasa y sigue preservando los niveles elevados de proteínas y aminoácidos esenciales que contiene la leche de vaca.

  1. Alto en Ácidos Grasos

Aunque la leche de vaca tiene diecisiete por ciento de ácidos grasos, la leche de cabra tiene un promedio de treinta y cinco por ciento, por lo que es más nutritiva. De hecho, hasta el 50% de la gente que es intolerante a la lactosa de la leche de vaca observan que pueden digerir fácilmente la leche de cabra, en especial si es entera.

  1. Rica en Calcio

Mucha gente se preocupa por beber leche de vaca porque contiene calcio y porque ayuda evitar la pérdida de masa ósea. La leche de cabra también ofrece niveles elevados de calcio, el aminoácido triptófano, y menos efectos secundarios que beber leche de vaca. Es solo uno de los diversos alimentos ricos en calcio.

  1. Anti-Mucosidad

Mientras que la leche de vaca es una causa común de alergias y de exceso de mucosa, la leche de cabra es todo lo contrario. La leche de vaca contiene mucha grasa, que puede aumentar la concentración de mucosa. Además, los glóbulos de grasa en la leche de cabra son una novena parte del tamaño de los que se encuentra en la leche de vaca, esta es otra razón por la cual no produce irritación en el estómago.

  1. Ultra-nutritiva

En la medicina naturopática, las cabras son referidas como animales sódicos bio-orgánicos. También están relacionados con el vigor, la flexibilidad y la vitalidad. Las vacas son animales de calcio conocidos por su estabilidad y su peso. El sodio bio-orgánico es un elemento importante para mantener el movimiento y la agilidad de las articulaciones. La leche de cabra tradicionalmente ha sido usada en las culturas medicinales para alimentar y regenerar el sistema nervioso. La leche de vaca también es muy densa en nutrientes. Tiene hasta un 35% de sus necesidades diarias de calcio en una sola taza. Como es extremadamente alta en riboflavina, solo una taza de leche de cabra ofrece el 20% de sus necesidades diarias. Agregue a ello grandes cantidades de fósforo, Vitamina B12, proteína y potasio. De hecho, el propio Gandhi restauró su salud (en inglés) luego de períodos extremadamente largos de ayunar con leche entera de cabra.

  1. Menos tóxica que la Leche de Vaca

La mayoría de la leche de vaca está llena de hormonas bovinas del crecimiento al igual que una sustancia llamada somatotropina bovina, una hormona que es específica para aumentar la producción de leche de manera no natural; las cabras casi no son tratadas con esas sustancias. Dado a que no se produce dentro del espectro de la agricultura en masa, la leche de cabra es más nutritiva y menos tóxica para usted.

  1. Puede Fortalecer su Sistema Inmunológico

La leche de cabra tiene selenio, un mineral de rastreo esencial y clave para mantener fortalecido el sistema inmunológico y funcionando correctamente.

Estos son apenas unos cuantos beneficios de la leche de cabra. Además de contener más nutrientes necesarios para su cuerpo que la leche de vaca, la leche de cabra ofrece menos aditivos que la leche de vaca. La opción es evidente. Si usted va a tomar leche, opte por lo más sano.

Dr. Edward F. Group III, DC, ND, DACBN, DABFM

La leche de cabra es un producto con excelentes beneficios para la piel, con propiedades maravillosas para disfrutar de una belleza más natural. Descubre sus cualidades más importantes.

Beneficios de la leche de cabra para la piel

La leche de cabra se convierte en una bebida de origen animal lleno de beneficios y propiedades nutritivas. Es más, se constituye como una excelente alternativa a la leche de vaca, sobre todo para personas a los que no les sienta tan bien el consumo de este tipo de bebida por su mayor cantidad en lactosa, aportando incluso un mayor número de nutrientes esenciales. Pero, además de sus cualidades nutritivas, ¿sabías que es ideal para regenerar y cuidar nuestra piel?.

Utilizada desde tiempos remotos, sobre todo en los países del Mediterráneo, en la actualidad está siendo cada vez más demandada en cosmética por sus excelentes resultados. Pero antes de continuar hablando de sus buenos resultados en el mundo de la cosmética te invitamos a saber un poco más acerca de los beneficios y propiedades que la leche de cabra aporta a nuestro organismo.

Descubre las propiedades de la leche de cabra para la belleza

La leche de cabra resulta ser más rica en nutrientes que la leche de vaca, y el PH que contiene esta leche comparte características muy similares a nuestra epidermis. Esta característica del PH contribuye a restablecer el equilibrio natural de nuestra piel actuando como defensa frente a las posibles bacterias que entraran en contacto con la piel.

La leche de cabra a diferencia de otras leches posee unos glóbulos grasos, conocidos también como lipoproteínas de tamaño muy pequeño. Al ser tan pequeños transportan con mayor facilidad los nutrientes y el agua al interior de nuestra piel recorrido que se lleva a cabo a través de las membranas celulares.

Es recomendada sobre todo para cuidar tanto las pieles maltratadas como las pieles más sensibles, y en general es apta para todo tipo de pieles.

En el mercado hay una buena oferta de productos cosméticos que contienen leche de cabra, desde cremas faciales y corporales hasta lociones y shampoos. Te invitamos a atreverte y probarlos, sus beneficios te sorprenderán.

Por Nueva Mujer – miércoles 13 de abril del 2016, a las 11:28

Por Valeska Silva P.

Durante miles de años la tradición oral ha transmitido una multitud de recetas y mascarillas realizadas a base de leche, fundamentalmente porque su suero contiene una proteína que estimula el colágeno de la piel. De hecho, quién no ha oído hablar de Cleopatra, la famosa reina de Egipto, y su gran secreto mágico, “los baños de leche”.

PUBLICIDAD

En este sentido, todas las leches proporcionan nutrientes al entrar en contacto con la piel. Pero las lipoproteínas de la leche de cabra ayudan en especial al paso de nutrientes y de agua a nivel celular. Como es fácilmente absorbida por la piel, brinda humectación, proteínas reparadoras y minerales en cantidades que otros componentes no ofrecen.

Otra característica propia de la leche de cabra es que es rica en oligoelementos como cobre, zinc, fósforo y titanio, y minerales como calcio, magnesio, potasio y hierro. El ácido de la leche de cabra, en tanto, es perfecto para limpiar con suavidad e hidratar todo tipo de piel, especialmente las más secas y sensibles. Su composición la hace muy indicada para pieles dañadas y alérgicas, con patologías como dermatitis y psoriasis.

Más: Leche de cabra para recuperar tu pelo del verano ¿Te atreves?

Por estas y otras propiedades físico-químicas es ampliamente utilizada como materia prima para la elaboración de cosméticos y, fundamentalmente, cremas humectantes. ¿Por qué? Por la forma en que se encuentran sus glóbulos –naturalmente homogeneizados en el fluido lácteo–, lo que la convierte en un ingrediente ideal para la elaboración de éstas. Dentro de sus principales bondades ayuda a retener la humedad, nutre y suaviza, por lo que es considerado un ingrediente de gran valor cosmético.

Los productos enriquecidos con leche de cabra son ricos en proteínas, ácidos orgánicos, lípidos, carbohidratos y vitaminas, cuyos principios activos estimulan la síntesis de colágeno, la elastina y activan la regeneración cutánea y corporal. Como consecuencia, se obtiene una piel más flexible y elástica, además de suave lisa y luminosa.

Más maravillas

La lista de beneficios no termina ahí. Contiene vitaminas A, B6, B12 y E; la A es un conocido antioxidante y ayuda a retrasar los efectos del envejecimiento y las manchas; la vitamina B12 también es un antioxidante, esencial para el cuidado de la piel, las uñas y el cabello, y la E actúa en las células como antioxidante, protegiéndolas de los radicales libres.

¿Ya quieres probar? Anota estos nombres

* Azahares del Huerto, microempresa que se inició el año 2002 en la comuna de Tiltil. Está formada por seis mujeres que con mucho esfuerzo y dedicación lograron desarrollar jabones totalmente naturales en forma artesanal. Mercedes Gómez, una de ellas, cuenta que la leche de cabra que utilizan para elaborar sus productos proviene de un criadero de cabras de raza Saanen, cuya ordeña se realiza mediante máquinas, obteniendo así una mejor higiene y calidad. Realizan productos 100% naturales elaborados con leche de cabra, aceites, hierbas y esencias naturales sin alcohol, químicos ni colorantes. Ofrecen jabones en barra y líquidos, cremas faciales y corporales, destacando sus jabones de coco, avena y árbol de té; y su crema facial con aloe vera.

Con motivo de haber conocido la aparición en algunos medios de comunicación de una información diciendo que la leche de cabra puede ser una alternativa para los niños alérgicos a proteínas de leche de vaca, la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) ha informado de forma expresa este mes que está contraindicada la leche de cabra o productos derivados de la misma para la alimentación de niños alérgicos a la leche de vaca debido a que ambas leches comparten muchas proteínas, y el consumo de leche de cabra por parte de personas alérgicas a la leche de vaca puede provocar reacciones alérgicas que pueden llegar a ser de extrema gravedad.

En efecto, existen múltiples proteínas diferentes en la leche de vaca, más de 40, y cualquiera de ellas puede ser la responsable de la alergia, si bien no todas, por supuesto, tienen la misma relevancia desde el punto de vista epidemiológico: los alérgenos predominantes en la leche (los más frecuentemente responsables de la alergia) son las caseínas, la beta-lactoglobulina y la alfa-lactoalbúmina. La leche de otros mamíferos contiene proteínas con estructuras y propiedades biológicas similares a las de la leche de vaca, y, por tanto, puede producir reacciones cruzadas. La homología de proteínas es muy alta con la leche de oveja y de cabra (80-90 %): de hecho, cuantificadas en conjunto, la leche de cabra y la leche de oveja tienen incluso más cantidad (proporcionalmente, medida en gramos por litro) de esas proteínas alergénicas mencionadas arriba que la leche de vaca. El siguiente cuadro, tomado del trabajo Aspectos nutricionales de la leche de cabra y sus variaciones en el proceso agroindustrial, de Chacón Villalobos (publicado en Agronomía Mesoamericana en 2005), muestra una comparación de la composición de esta leche con la de vaca y la humana:

Es por eso que la mayoría de los pacientes con alergia a las proteínas de la leche de vaca tampoco toleran estos tipos de leche: en el caso concreto de la leche de cabra, nada menos que un 92 % de los pacientes con alergia a las proteínas de la leche de vaca no la toleran.

Por ello, es aconsejable evitar esta leche y sus derivados (como el queso de cabra) si se padece alergia a las proteínas de la leche de vaca.  De hecho, así lo vienen advirtiendo reiteradamente las sociedades científicas como la SEICAP en sus documentos de posicionamiento y en sus guías clínicas.

Si quieres conocer con detalle la composición de la leche de cabra, pulsa sobre la imagen (se trata del cuadro Ordeñando la cabra, del artista griego Nikolaos Vokos):

En Egipto los cosméticos no eran ningún lujo, sino algo al alcance de todos. La única diferencia estaba en la calidad de los productos utilizados. Tanto hombres como mujeres seguían las últimas modas en peinados y maquillaje, que no solo usaban por razones estéticas, sino también terapéuticas, pues pensaban que los ungüentos tenían efectos mágicos y curativos. Los cosméticos ayudaban a proteger la piel contra el ardiente sol de Egipto, y otra curiosa ventaja es que repelían a las moscas. De hecho se les daba tanta importancia que incluso eran admitidos por los trabajadores como complemento salarial.

La base solía ser el aceite, extraído del fruto del balanites aegyptiaca o de la moringa y mezclado con sustancias que servían de pigmento. Todo se molía y se mezclaba con goma o con agua hasta hacer una pasta fácil de aplicar. Había maquillaje blanco, negro elaborado con carbón, plomo, galena o pirolusita; verde a base de malaquita machacada, rojo que se aplicaba a labios y mejillas y azul extraído del lapislázuli. Con alheña (henna) teñían las uñas de amarillo o naranja. El color de las uñas, por cierto, indicaba el status social: para la nobleza eran oscuras, y para las clases bajas se pintaban en colores claros.

Aplicaban Kohl a los ojos con un palillo. Esto era, además, un buen método para retener el polvo y la arena y evitar que entrase en los ojos. Maquillaban tanto el párpado inferior como el superior, extendiéndolos con una línea, y las cejas se pintaban de negro. La mayoría de la gente se maquillaba personalmente, pero aquellos que podían permitírselo recurrían a profesionales tanto para los cosméticos como para la manicura o pedicura.

Hombres y mujeres egipcios se preocupaban mucho por su aspecto. Vigilaban su peso, para lo cual comían más fruta y vegetales y menos carne de lo que se hace hoy día. Las mujeres eran de baja estatura, y procuraban mostrarse delgadas, con bustos bien redondeados, cinturas finas, caderas rotundas y vientres planos. También los hombres solían ser delgados, llegando a parecer frágiles en ocasiones.

Incluso después de muerto era preciso cuidar el aspecto. Cuando uno comparecía ante los dioses debía observar ciertas normas en la vestimenta y el maquillaje para causar buena impresión: según el capítulo 125 del Libro de los muertos, era necesario que se presentara limpio, calzado con sandalias blancas, los ojos pintados y ungido con el mejor aceite de mirra. Debido a la importancia que se concedía a los cosméticos en el Más Allá, estos se encontraban entre las ofrendas que se dejaban en las tumbas.

Los recipientes de los cosméticos forman parte de los primeros hallazgos arqueológicos. En Saqqara aparecieron fragmentos de un cofre con 30 compartimentos para ungüentos. Las vasijas que contenían los productos de belleza al principio fueron fabricadas en granito y basalto, y más tarde de alabastro, aunque también se encuentran otros materiales como el marfil. Se cubrían con trozos de cuero atados a su cuello.

Como secretos de belleza empleaban a veces curiosos preparados, como por ejemplo excrementos de cocodrilo en baños de barro, en la creencia de que eso reafirmaba y tonificaba la piel. También recurrían a la leche y la miel, por considerar que dejaban la piel tersa y fina. Para protegerse de los estragos del sol se frotaban la piel con aceites hidratantes y masticaban raíces de la planta llamada amni majus. Combatían las arrugas frotándose aceite de oliva, sésamo y almendras, mezclado con otras sustancias aromáticas. El papiro Ebers menciona al respecto una receta compuesta por incienso, cera, aceite de moringa y ciprés. Las mujeres egipcias, por cierto, tampoco descuidaban evitar la aparición de estrías durante el embarazo, para lo que resultaba eficaz un aceite elaborado con moringa.

Los perfumes egipcios eran famosos en todo el Mediterráneo. Plinio habla de uno que aún conservaba toda su fragancia al cabo de ocho años. Los elaboraban fundamentalmente a base de plantas: raíces, hojas o flores de alheña, canela, trementina, lirios, rosas, y almendras amargas se empapaban en aceite y a veces se sometían a un proceso de cocción. Se extraía la esencia exprimiendo la mezcla y se añadía aceite para producir el perfume líquido, mientras que para cremas y ungüentos se agregaba cera o grasa. Muchos perfumes estaban compuestos por más de una docena de ingredientes. La mirra y las maderas se traían de África oriental y de Arabia, y eran artículos sumamente caros. Solo los más ricos podían permitírselo, eso cuando no estaban reservados para el uso exclusivo de los dioses.

Para evitar los piojos solían afeitarse la cabeza. Utilizaban pelucas, a veces elaboradas con cabello humano, pero normalmente tenían que conformarse con mezclar pelo de caballo, hojas de palmera, paja, lana de oveja o fibras vegetales. Llevaban extensiones y trenzas, y cuanto más elaborada y de mejor calidad fuera la peluca, mayor status social denotaba. La de una mujer se suponía que realzaba su sensualidad, y solía ser mucho más compleja y larga que la de los hombres. Durante el Imperio Antiguo se dividían en tres secciones: una que colgaba por la espalda y otras dos que descendían por ambos lados de la cabeza cayendo sobre los senos, pero en el Imperio Nuevo fueron más cortas y con bucles. Era común que las pelucas aparecieran teñidas y aromatizadas. Los colores podían ser rubio, verde o dorado, pero los preferidos eran el negro y el añil.

Los peinados solían ser bastante elaborados, y requerían muchas horquillas. También podía adornarse el cabello con peinetas y joyas. Sobre ellas los nobles llevaban a veces un tocado hecho a base de minerales raros y joyas.

El cráneo se frotaba con aceites perfumados después de lavarlo, pero más peligrosos que los piojos eran los parásitos que anidaban en las ropas y en el cuerpo, y que podían transmitir enfermedades como el tifus. Según Herodoto, los sacerdotes se depilaban todo el cuerpo para librarse de ellos. Además los egipcios consideraban un signo de impureza la abundancia de vello. De hecho, los hombres rara vez exhibían algo más que un fino bigotito y una perilla, prefiriendo la mayoría ir completamente rasurados. Tampoco les gustaba el vello en el pecho, y a veces ni siquiera en las piernas. Para el afeitado utilizaban pinzas, cuchillos o navajas, y aceite como loción. Las prostitutas y bailarinas eliminaban el vello de los brazos y partes íntimas. Para asegurar la máxima eficacia de la depilación, se aplicaba primero una crema para suavizar la piel.

El tatuaje, normalmente a base de alheña, se consideraba erótico. Especialmente bailarinas, sirvientas y prostitutas exhibían tatuajes en diversas partes de su cuerpo.

Los antiguos egipcios tenían una extraordinaria fijación con la limpieza. Los baños eran una especie de ritual, sobre todo para las mujeres. Aquellos que no tenían demasiado acceso a una higiene en condiciones sufrían el mayor de los desprecios. Se bañaban con natrón, también empleado en el proceso de momificación, pero con el tiempo fue sustituido por jabones de importación que eran luego perfeccionados en Egipto. Las clases más altas podían bañarse en sus propios domicilios, mientras que la mayoría se bañaba en el Nilo. En Tebtunis se han excavado unos baños públicos que contaban con duchas, lavabos de piedra y un horno para calentar el agua. Se secaban con toallas de lino, complementaban el baño con masajes de esencias aromáticas y además tenían pastillas para el aliento y desodorantes a base de terebinto, incienso y perfumes. Friccionaban sus cuerpos con la mezcla para eliminar el mal olor corporal, que consideraban inaceptable. Para más refinamiento, había exfoliantes fabricados con polvo de alabastro, sal del Bajo Egipto y miel.

A veces se ponían sandalias de cuero adornadas con cuentas y joyas, pero normalmente caminaban descalzos, por lo que los pies se ensuciaban mucho. Por eso las clases altas tenían bañeras de madera o de barro para los pies.

El desnudo no era ofensivo. Por el contrario, había varios trabajos que requerían que la gente no llevara ropa. Era el caso de los pescadores y de otros trabajadores manuales. A las clases altas, sin embargo, les gustaba lucir ropa a la última moda. Esta cambiaba mucho, pero siempre incluía joyas. Incluso los pobres las llevaban, aunque no de oro ni piedras preciosas. No se trataba solamente de un elemento decorativo, sino que normalmente eran también un amuleto.

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography

Los beneficios de la leche de cabra en la piel:Disponible en: https://www.natursan.net/los-beneficios-de-la-leche-de-cabra-para-la-piel/, consultado el 19 de Enero, 2017

Sorprendete leche de cabra:Disponible en: https://www.nuevamujer.com/belleza/2016/04/13/sorprendete-beneficios-leche-cabra-sirve.html, consultado el 19 de Enero, 2017

Los beneficos de la leche de  cabra: Disponible en: https://www.natursan.net/los-beneficios-de-la-leche-de-cabra-para-la-piel/, consultado el 19 de Enero, 2017

Leche de cabra beneficios usos cosmetica:Disponible en: https://galakia.com/leche-de-cabra-beneficios-usos-cosmetica/, consultado el 19 de Enero, 2017

El alergeno del mes la leche de cabra:Disponible en: http://alergiayasma.es/el-alergeno-del-mes-la-leche-de-cabra/, consultado el 19 de Enero, 2017

Secretos de belleza ene el antiguo Egipto:Disponible en: http://themaskedlady.blogspot.mx/2011/11/secretos-de-belleza-en-el-antiguo.html, consultado el 19 de Enero, 2017